El Hospital Carlos Haya destina 37 millones a la reforma de sus edificios

  • El Materno Infantil ya tiene acabada la remodelación de seis de sus plantas y este año se espera concluir las obras en el Servicio de Medicina Nuclear

El Hospital Carlos Haya está inmerso desde 2004 en la mayor remodelación de sus 50 años de historia. Las reformas suman en total unos 37 millones de euros y se reparten por los cuatro pabellones que conforman el complejo.

Una de las obras más destacadas es la crujía que unirá los dos edificios ubicados en la intersección de la Avenida Carlos Haya con Juan XXIII. Esta estructura, que costará unos millones de euros, permitirá ganar 2.500 metros cuadrados. Ya están acabadas dos de las tres plantas previstas en el proyecto, que son las destinadas a cafeterías y restaurantes. Una vez que estos espacios se habiliten, se liberarán otros dedicados a áreas no asistenciales -como restauración, lencería o almacenes- para avanzar en la remodelación del edificio.

Los trabajos van encadenados. Así, el paso siguiente será la reforma de Medicina Nuclear. La dirección prevé que la ampliación de este servicio esté finalizada en este mismo año.

Las obras incluyen también el remozado casi al completo del Materno Infantil. La mayor parte de estos trabajos están hechos dado que ya se han reformado seis plantas del centro sanitario. De cara a los usuarios, uno de los cambios más notables en este hospital ha sido la nueva sala de extracción de sangre que no sólo ha creado un acceso directo desde la calle, sino que además ha permitido ganar espacio para ampliar los laboratorios.

El Civil también se ha beneficiado de la remodelación. Ahora dispone de una segunda unidad para enfermos mentales graves y una UCI de la que carecía. En total, con la reforma este pabellón del complejo ha ganado 32 camas. Los albañiles han llegado incluso a la azotea del Civil. Allí se prevé una especie de patio-solárium para el uso de pacientes ingresados y de sus familiares. Todos los cambios incluyen la supresión de las barreras arquitectónicas y la renovación de suelos, revestimientos, carpintería e iluminación.

Los cambios no sólo por dentro del edificio, sino también por fuera: la fachada del edificio vuelve a su diseño original, con muros blancos y cornisas de ladrillo visto. Estas dos actuaciones ya han comenzado y tienen un presupuesto de medio millón de euros.

La reforma integral del hospital incluye además la renovación de una treintena de ascensores. Estos incorporarán sistemas de telealarma y televigilancia las 24 horas del día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios