"Hoy no aceptamos que a un paciente de 70 años se le diga que no tiene solución"

  • Más de 300 cirujanos cardiacos de toda España se reúnen hasta el sábado en Málaga en su XIX congreso bianual · Debatirán sobre los últimos avances y los retos de cara al futuro de su especialidad

Más de 300 cirujanos cardiacos se reúnen desde hoy y hasta el sábado en Málaga dentro del XIX congreso de la sociedad que los agrupa. El objetivo de este encuentro bianual es intercambiar conocimientos, experiencias y retos. Eduardo Olalla, jefe de Cirugía Cardiaca del Hospital Clínico, es el presidente del comité organizador.

-¿Qué importancia tiene este congreso para la población?

-Hay representación de todos los servicios [de Cirugía Cardiaca] de España, hay invitados extranjeros... Es una puesta al día. Es el momento en el que se ve qué están haciendo los demás, qué se hace en el extranjero y todo eso supone un beneficio importante para los enfermos.

-¿Hay invitados extranjeros?

-Por ejemplo, viene Lorenzo Menicanti, que es el que tiene más experiencia en reparar el ventrículo izquierdo, es italiano. Tener en directo a un señor con esta experiencia no sólo es importante por lo que nos dice, sino por lo que luego se le pregunta. Esa es la importancia: la puesta al día en conocimiento y tecnología. Y más en estos tiempos de cambio. Nosotros operamos ahora enfermos que hace 30 años era inconcebible operarlos. Esos son avances para los enfermos que nos obligan a los cirujanos a adaptarnos.

-Contribuye a la formación permanente...

-La cirugía está cambiando de manera acelerada. Cada vez queremos hacer [al operar] orificios más pequeños. Además, dentro de diez años, la cirugía será otra cosa. Se hará cirugía mixta [Cirugía Cardiaca, que accede al corazón por el esternón, combinada con Hemodinámica, que llega con un cateterismo a través de las arterias]. A este congreso traemos a gente que está empezando a hacerlo.

-¿Por qué en Málaga?

-Porque presentamos la candidatura y nos eligieron por votación. Lo organiza el Clínico y el Carlos Haya. Lo hacemos así porque dentro de las tecnologías que estamos incorporando una de ellas es la colaboración entre hospitales.

-¿Cuáles son los retos?

-Avanzar en el tratamiento de la patología degenerativa ligada a la edad y de la insuficiencia cardiaca. El 5% de la población de más de 60 años tiene insuficiencia cardiaca y la sociedad hoy no se resigna a que a una persona con 70 años se le diga que no tiene solución. En la actualidad, operamos a personas con más de 80 años... Otro reto es rebajar nuestra agresión [no serrar el esternón] e intervenir con pequeñas incisiones.

-¿Y cuáles las reivindicaciones?

-Yo le pediría al sistema público una reestructuración racional de los servicios de cirugía cardiaca y de la cartera de servicios. Eso significa que las patologías poco frecuentes se concentren en un sitio. La cirugía que sale bien es la que se hace con frecuencia y nuestra obligación es ofrecer los mejores resultados posibles. Lo que falta es la decisión. Todo el mundo está de acuerdo en que hay que hacerlo, pero cuando te toca a ti renunciar te levantas y levantas a la población. Haría falta la voluntad política para organizarlo.

-¿Y cuáles son los problemas de la especialidad?

-Hay que aumentar la actividad por servicio y si eso significa reestructurar servicios habría que hacerlo porque cuanta más actividad hay, menos son las complicaciones y mejores los resultados. Pero el problema es estructural porque los hospitales son generalistas. A Urgencias llegan una fractura de muñeca, un parto o un trasplante hepático. No es lógico que en Urgencias del Carlos Haya o el Clínico entren cosas banales. Una reestructuración de la especialidad haría falta. Ahora ¿quién le pone el cascabel al gato y quién se deja reestructurar?

-¿Cómo cambiará la especialidad con el robot Da Vinci?

-El robot consigue una visión en tres dimensiones, muy cercana y reproduce todos los movimientos de la muñeca. La Consejería de Salud ha puesto tres robots. Es una herramienta para cirugía que está empezando. En la cirugía cardiaca es donde menos se ha desarrollado. Pero se usará en un 20 ó un 30% de los enfermos pronto, bastante pronto. El robot es el futuro. Aquí está montado en el Civil y el equipo es del Clínico y del Carlos Haya. Una innovación también es la colaboración. Los avances en la ciencia muchas veces se dan cuando colaboran distintas áreas, distintos especialistas, distintos hospitales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios