Pedro Moreno brenes. profesor de la universidad de málaga

"IU ha entrado en dar apoyo implícito a actitudes golpistas como en Cataluña"

  • Tras 40 años como militante del PCE y de IU abandona ambas organizaciones

  • "Desde hace cinco o seis años estoy dándome razones para seguir, pero todo tiene un límite", cuenta

Pedro Moreno Brenes. Pedro Moreno Brenes.

Pedro Moreno Brenes. / javier albiñana

-En los últimos años ha sido visible su disparidad con algunas acciones de IU. El asunto catalán ha incrementado esa distancia. ¿Abandona la militancia por eso?

-Ha sido uno más. Desde hace bastante tiempo hay un absoluto divorcio entre el modo en que yo veo lo que debe ser la política de IU y la que están llevando los nuevos dirigentes. Se ha entrado en un proceso acelerado de marginalidad política donde se cuestiona lo más elemental, como la Constitución, no que se pueda reformar o no; el Estado de Derecho; se habla del régimen podrido del 78. Lo de Cataluña ha sido un ejemplo práctico de cómo se puede equiparar una verdadera sedición y un pateo al estado de Derecho con un acto que debe ser defendido. Y como la reacción del Estado se califica como represión prácticamente equiparándola al franquismo. Eso me parece disparatado. No es eso en concreto. Llevo mucho tiempo dándome razones para creer que todavía tiene sentido seguir. Pero es que ni yo mismo soy capaz de darme una razón.

-Intentaba convencerse de seguir como militante...

-En muchos momentos. Desde hace cinco o seis años estoy continuamente haciéndome mis propios análisis. Pensando que se puede encauzar. Pero ya es una actitud generalizada.

-¿En qué momento empieza a tener serias dudas sobre el camino que tomaba IU?

-La cosa empezó cuando el asalto de un supermercado de Gordillo y compañía. En lugar de decir que eso no tenía nada que ver con la izquierda, que era un acto disparatado y delictivo, la actitud de la organización fue de complacencia. Y con la llegada de Garzón a la coordinación ha sido un conjunto de desacuerdos. Este hombre habla de temas que no conoce, se mete y mete a la organización en berenjenales, como cuando habla de terrorismo, califica de represión, habla de presos políticos, de golpe de estado en Cataluña. Todo tiene un límite. Y el entreguismo a Podemos que va a pasos acelerados.

-¿Hoy es imposible distinguir entre IU y Podemos?

-Ahora mismo solo tienes que ver en el ámbito mediático y es que no se habla de IU, se habla de Podemos. Una organización con tantos años, con una trayectoria ejemplar, con un trayecto muy digno, dónde ha quedado. El problema es hacia dónde ha llevado Garzón a la organización. Él está protagonizando ese desvarío, pero ha habido muchos dirigentes que lo han dejado. No me puedo sentir identificado con una organización que no tiene nada que ver con la que entré. Cuando entré el PCE era ejemplo de lucha por los trabajadores, contra el franquismo... Y eso se ha ido al garete. Ahora ves un seguidismo a Podemos y un planteamiento ajeno a lo que debe ser una organización seria, entrando en dar un apoyo implícito a actitudes absolutamente golpistas como lo ocurrido en Cataluña.

-¿Hay muchos en el PCE e IU que piensan como usted?

-Me guardaría en hablar en nombre de nadie, pero uno tiene su olfato. Creo que no soy el único que piensa así. A nivel humano dejo a muchas personas a las que quiero y admiro. Pero me he dado muchas razones para permanecer, a pesar de las discrepancias tan profundas que he hecho públicas desde la lealtad, pero llega un momento en que lo que no se puede mantener es una cesión, es estar en una organización con la que discrepo en la mayoría de sus posturas.

-¿Da por enterradas definitivamente las siglas de IU?

-La cuestión no es mantener jurídicamente unas siglas, sino defenderlas. Esas siglas están escondidas. Lo único que sale es Podemos y un planteamiento político con el que no tengo nada que ver. No tiene nada que ver con la cultura de IU. El populismo no tiene nada que ver conmigo, ni el sectarismo, ni el culto a la personalidad.

-De esos 40 años como militante, ¿con qué episodio se queda?

-Cuando me afilié cuando era ilegal el PCE con un carpintero y un zapatero, que eran personas sin estudios pero con una calidad humana, con unos conocimientos políticos, que hicieron que el Partido Comunista fuese el partido más grande, el que luchó contra Franco. No hacía falta añadir comunista, porque diciendo el partido ya se decía todo. Ese es el PC al que entré y con el que me quedo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios