IU aspira a regresar al Congreso y lograr dos escaños en Andalucía

  • El gerente de Emprovima es el candidato a la Cámara Baja y José Antonio Castro, coordinador provincial, del Parlamento

El "espectáculo de la subasta" de los impuestos, la calidad de los servicios públicos y el saneamiento integral de la Costa del Sol componen el núcleo del mensaje que ayer lanzó IU en la presentación de sus candidatos al Parlmento andaluz, Congreso y Senado.

La coalición aspira a recuperar el escaño en el Congreso que perdió en las elecciones generales de 2004 y en alcanzar dos parlamentarios en la Cámara andaluza, donde únicamente ha tenido un representante en la última legislatura. En la presentación de las candidaturas, la formación resaltó que las listas reflejan el valor municipal de Izquierda Unida y la juventud. Las tres candidaturas incluyen a seis alcaldes y dos tenientes de alcalde, si bien es cierto que muchosen puestos de relleno. El cabeza de cartel al Congreso es Eduardo Zorrilla, miembro de la Gestora de Marbella y actual gerente de la Empresa Pública para la vivienda de Málaga (Emprovima), empresa dependiente de la Diputación que gestiona IU gracias al pacto de gobierno firmado con el PSOE.

La candidatura al Parlamento andaluz la lidera José Antonio Castro, empleado eventual de la Diputación y coordinador de Izquierda Unida en Málaga, a quien le sigue Antonia Morillas, coordinadora de la Oficina de Presupuestos Participativos de la Diputación. En cuanto al Senado, la figura más representativa es Juan Sánchez, alcalde de Casares y presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol occidental.

El parlamentario y veterano dirigente Antonio Romero, que en su activa retirada de la política se encargó ayer de presentar a los candidatos, se cuidó de dejar claro que Castro no es su "sucesor", sino un aspirante "elegido democráticamente" por la formación.

Los candidatos reivindicaron la necesidad de que IU tenga voz en el Congreso y el Parlamento, dado que PSOE y PP apuntalan el mismo sistema y la misma política. En este sentido criticaron el "cheque electoral" de 400 euros prometido por el Gobierno, por injusto, al no beneficiar a las rentas bajas que no tienen obligación de declarar el IRPF y ser lineal para todos, al margen de la renta. También cuestionaron el retraso del saneamiento de la Costa del Sol y el desmantelamiento de los servicios públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios