Implican al inspector detenido en una red que robaba a traficantes

  • La Guardia Civil sospecha que la banda disponía de asesoramiento policial para adoptar las medidas de seguridad cuando planeaba los asaltos a otros grupos

Comentarios 1

El inspector jefe de la unidad de Crimen Organizado de la Policía Nacional de Málaga cuya identidad corresponde a las iniciales V.I.T. fue detenido el viernes por la Guardia Civil por su presunta vinculación con una red que se dedicaba a robar a otros traficantes de droga.

En la denominada operación Yolanda han sido arrestadas otras cinco personas, entre ellas un supuesto confidente del inspector jefe que, presumiblemente, habría señalado durante su declaración ante la Guardia Civil que el mando de la Policía Nacional estaba al tanto de sus actividades, de ahí que fuese detenido por presunta omisión del deber de perseguir delitos.

El arresto del inspector jefe de Crimen Organizado de produjo el viernes por la mañana y esa misma tarde quedó en libertad tras prestar declaración ante el juez.

La Guardia Civil comenzó las pesquisas en noviembre, cuando detectó en Málaga la red cuando trataba de cerrar la venta de una tonelada de hachís a otro grupo de traficantes de nacionalidad británica.

La organización estaba "perfectamente estructurada y jerarquizada", según informó ayer la Guardia Civil, y adoptaba importantes medidas de seguridad cuando contactaba con los traficantes, lo que hizo sospechar de que podrían contar con el asesoramiento de alguien con experiencia policial.

El grupo detenido fijaba una cita con los vendedores de la droga en un polígono industrial de la zona oeste de Málaga, donde intercambiaban el dinero, generalmente una cantidad inferior a la pactada, así como a miembros de la organización, como medida de seguridad. Pero en ese momento irrumpían en el escenario del trato dos vehículos a gran velocidad con luces policiales y cuatro personas en su interior con chalecos reflectantes de la Guardia Civil, placas de identificación y pistolas simuladas. "Fingiendo una operación policial" se llevaban el vehículo en el que se encontraba el dinero. Posteriormente se reunían en un piso de seguridad y se repartían el botín.

Al descubrir la trampa los vendedores retuvieron y maltrataron al intermediario, al que le hicieron delatar a las personas que habían participado en el robo del dinero. De esta forma, lograron localizar a uno de los principales miembros de la red, un británico afincado en Alhaurín de la Torre que al verse descubierto entregó su parte del dinero y negoció la devolución del resto.

Los demás miembros de la banda, al saberse descubiertos, se dispersaron por España y Marruecos, lo que obligó a la Guardia Civil a poner en marcha un dispositivo para su identificación y arresto.

El resultado ha sido la detención del británico residente en Alhaurín de la Torre A. D., así como de los españoles identificados con las iniciales F.P.G., F.P.A., A.L.J. y J.A.R.C, junto al inspector jefe de la Udyco V.I.T. También han sido arrestados los marroquíes Z.A. y A. G., ambos afincados en Málaga.

Se les acusa de robo con violencia e intimidación, revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos, asociación ilícita, tenencia de armas y tráfico de drogas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios