Interceptados 4.000 kilos de hachís en una playa de Vélez

  • Los servicios de limpieza alertaron a la Policía de que una cadena atravesaba una calle e impedía el paso de los camiones

165

La Policía Local de Vélez-Málaga interceptó la pasada madrugada 4.000 kilos de hachís repartidos en 165 fardos cuando lo estaban desembarcando en la playa del Hornillo de Almayate del municipio malagueño. En la operación fue detenido un ciudadano alemán, C. F., de 46 años y vecino de Almayate. La actuación policial se produjo sobre las 5:00 de ayer después de que una patrulla de la Policía fuera requerida por el servicio municipal de limpieza de Vélez-Málaga, que alertó de que una cadena que atravesaba la calle impedía el paso para realizar la recogida de contenedores, según ha informado el Ayuntamiento.

Los agentes llegaron a la zona a través del río Vélez y no por el camino habitual, que es el que tenía la cadena, y observaron sombras y trasiego de personas desde la playa, por lo que avisaron a otras dotaciones policiales. Mientras esperaban refuerzos, localizaron a uno de los detenidos mientras llevaba dos fardos en dirección a su casa, el número 30 de la calle Hornillo. En ese momento varias personas emprendieron la huida hacia esa casa, desde donde escaparon por la parte trasera hacia un campo, y una embarcación neumática se adentró en el mar.

Una vez personadas en el lugar más dotaciones de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía, se realizaron batidas para intentar localizar a los huidos por el campo y comprobaron que había fardos desde la orilla hasta el patio de la casa, hasta donde habían logrado transportar la tercera parte del alijo. En el registro de la casa, que tiene un patio central y tres habitaciones que estaban abiertas y vacías, los agentes sólo encontraron dos perros en una de ellas.

Por otra parte, la Policía Nacional detuvo a dos marroquíes, uno con 62 cápsulas de hachís en el interior de su estómago que pesaron 650 gramos y otro con dos kilos de hachís adosados al cuerpo, cuando embarcaban en el ferry que enlaza Melilla con Málaga, según informó un portavoz de la Jefatura Superior. Así, apuntó que "el nerviosismo que mostraron les delató". El portavoz policial comunicó que los agentes requirieron al primer arrestado que explicara su comportamiento, ya que sería objeto de un minucioso registro.

En vista de lo anterior, manifestó que había ingerido numerosas bellotas de hachís, disponiéndose que por parte de personal facultativo del Hospital Comarcal verificase si portaba la droga en su organismo, lo que se comprobó en un examen radiológico. Esta persona expulsó un total de sesenta y dos cápsulas en forma de bellota, con un peso aproximado de 650 gramos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios