Invasión de salamanquesas

La última iniciativa en que se ha empeñado Gaucín, en la Serranía de Ronda, evidencia que la actividad turística puede pensarse de mil maneras. El municipio ha hecho suyo el espíritu del conocido cowparade, aunque ha dado un toque muy serrano a las conocidas exhibiciones internacionales de las vacas de fibra de vidrio, aquéllas que se colocan como esculturas en el centro de las ciudades y otros lugares públicos, decoradas por artistas locales.

El ingenio nació en Zúrich (Suiza) en 1998. Después, 51 grandes ciudades de todo el mundo se han sumado a la iniciativa [en España, sólo Vigo, Barcelona y Madrid]. Ahora, Gaucín se añade a la lista, pero con salamanquesas en vez de vacas. "Era más propio de nuestro pueblo, aunque los ha habido reacios; ahora podemos ver a estos animalitos sin repelerlos", explica Jesús Balsa, presidente de la Asociación de Iniciativas Turísticas de Gaucín, artífice de la idea.

Se han empleado 11.000 euros para pedir a una empresa gallega que fabrique, en poliuretano, 400 salamanquesas de metro y medio de tamaño. Después, han sido los propios vecinos quienes han pintado, maquillado o disfrazado a estos animales, entre ellos 175 niños del colegio del pueblo. Desde hace unos días, las salamanquesas han quedado colgadas por toda la localidad.

¿Pop-art o mucho de kitsch? De momento, "una actividad que ha unido a nuestros vecinos, con una creativa y divertida dinamización social", asegura Balsa. El objetivo final, en todo caso, es convertir la idea en reclamo turístico. Cada vecino ha colocado su salamanquesa donde ha creído oportuno, y allí la deberá mantener, al menos, hasta septiembre próximo. Después cada uno podrá hacer con su obra lo que quiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios