Investigación con corazón

Cuando el corazón sufre un daño, como por ejemplo un infarto, se liberan células madre al torrente sanguíneo para reparar el tejido cardíaco dañado. Un grupo de científicos andaluces de la Red de Investigación Cardiovascular (Recava) perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, han medido por primera vez la relación entre el área cardíaca dañada y la cantidad de células madre que circulan por la sangre para reparar la zona lesionada.

El dato más sorprendente del estudio es que el número de células madre en sangre era tres veces mayor en los pacientes que sólo presentaban una arteria dañada, frente a los que tenían dos o tres arterias afectadas. Según el coordinador de este estudio, Manuel Jiménez Navarro, del Hospital Clínico, "la lógica invitaría a pensar que cuanto mayor es el número de arterias lesionadas, mayor será la cantidad de células madre en sangre destinadas a reparar el corazón y sin embargo esta investigación demuestra que no es así".

El trabajo es fruto de la colaboración de investigadores de toda Andalucía. Los del área del Corazón del Clínico, de Hematología de ese hospital, del Instituto de Biopatología y Medicina Regenerativa (Ibimer) de Granada y el Instituto Mediterráneo para el Avance de la Biotecnología y la Investigación Sanitaria (Imabis).

La cuantificación ha podido realizarse gracias a una técnica que permite medir la cantidad de anticuerpos que rodean a las células madre en la sangre. Los investigadores de Recava también fueron capaces de cuantificar los mediadores, que son las moléculas llamadas citoquinas que se liberan cuando una zona del corazón sufre un infarto. Dichas citoquinas actúan como señales que avisan a diferentes zonas del cuerpo, entre ellas la médula ósea, para que generen las células madre que deben ir a reparar la zona infartada.

Según la investigación de Recava -publicada en la Revista Española de Cardiología-, los pacientes que han sufrido un infarto tienen mayor número de células madre circulantes en sangre que los pacientes libres de enfermedad.

El tratamiento en la fase aguda del infarto se basa actualmente en medicamentos y el implante de stents coronarios. Sin embargo la investigación actual y los tratamientos de futuro parecen ir más en la línea de la medicina reparadora con células madre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios