Investigadores animan a participar en los ensayos clínicos

  • Expertos de todo el mundo participan en Marbella en un congreso de oncología

Los españoles continuamos siendo reticentes a ser partícipes de los avances médicos. Ésta es una de las conclusiones a las que ayer llegaron los investigadores y expertos que participan durante esta semana en la quinta Conferencia Europea de Oncología, que se está celebrando en el hotel Barceló de Marbella.

El coordinador de las jornadas, el doctor Hernán Cortés-Funes, que desarrolla su labor investigadora en el Hospital 12 de octubre de Madrid, lamentó que en España se considere "conejillos de indias" a las personas que prueban nuevos fármacos contra el cáncer, cuando en Estados Unidos los enfermos "van buscando los centros médicos", donde se desarrollan los últimos tratamientos.

El problema al que se enfrentan los laboratorios españoles es que la mayoría de los pacientes desconocen los "efectos positivos" que suelen tener los medicamentos que se están probando, ya que en el mayor número de los casos permiten "retrasar la muerte y mejorar la calidad de vida", según explicó Luis Paz-Ares, jefe del departamento de Oncología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Para ilustrar todo esto, el doctor recordó cómo algunos pacientes que padecían tumores incurables han vivido dignamente hasta 15 años después de participar en ensayos clínicos.

De todos modos, los expertos que se reúnen en Marbella y que proceden de distintos centros europeos y estadounidenses, recordaron que de cada 10.000 fármacos en desarrollo clínico, sólo 10 llegan a la fase 1, es decir, logran aplicarse a pacientes voluntarios. De éstos, sólo uno obtiene la correspondiente licencia de comercialización para que pueda ser aplicado en tratamientos oncológicos, lo que da una idea de las dificultades del procedimiento.

Cortés-Funes también explicó que en los últimos años se han desarrollado nuevos fármacos, denominados agentes biológicos, que se diferencian de los "clásicos" agentes quimioterápicos (citotóxicos), que producen una toxicidad general en los pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios