Investigan si el imputado por la muerte de un niño tenía miedo al aguaUna investigada por los cursos dice que se cumplieron los requisitos

El Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga continúa las diligencias por el caso de la muerte del niño de tres años, encontrado en una balsa en Los Montes de la capital el pasado mes de febrero, y uno de los aspectos que se investigará es si el imputado por estos hechos tiene problemas para nadar o miedo al agua, según fuentes del caso. El imputado, que era novio de la madre del pequeño y que está en prisión desde los hechos, declaró el pasado 30 de abril que todo fue un accidente, ya que el niño se cayó a la balsa y él no supo reaccionar, sino que "se bloqueó". Asimismo, indicó que no sabe nadar, que sólo flota y que en estado de nervios ni eso, apuntando que pensó que si se tiraba a la alberca se hundiría.

El instructor apunta a que si es necesario, se tome declaración a personas del entorno del imputado por si tiene alguna incapacidad para nadar o presenta miedos que pudieran haberle impedido ayudar al menor en el momento de los hechos. Asimismo, ayer compreció una testigo, quien ratificó lo manifestado ante los investigadores en su día.

El Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga tomó declaración ayer a una persona investigada en la causa por el presunto fraude en las subvenciones de cursos de formación a desempleados, con compromiso de contratación, del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) en Málaga, denominado caso Edu. Ésta defendió que cumplieron los requisitos exigidos, según informaron fuentes judiciales. El juez tomó declaración a una mujer relacionada con una entidad empresarial sin ánimo de lucro, a la que se concedió una ayuda de 98.900 euros para un curso de programador de aplicaciones informáticas, que fue subcontratado con una empresa vinculada con los investigados y que se desarrolló en la sede de otra sociedad, también relacionada, ubicada en Coín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios