Investigan si la dueña de la protectora congelaba a los perros antes de morir

  • El juzgado número 5 de Torremolinos está a la espera del informe de la Guardia Civil sobre las necropsias que se le están practicando a las muestras tomadas en el centro hace varias semanas

Comentarios 22

Los perros y gatos sacrificados en el centro Parque Animal de Torremolinos eran presuntamente guardados en congeladores cuando aún estaban agonizantes. Es la principal tesis que se deriva de la investigación llevada a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Málaga y que el juzgado número 5 de Torremolinos está a la espera de confirmar con el informe de las necropsias que se están practicando a las muestras recogidas de los animales muertos que los agentes encontraron en una de las inspecciones realizadas en el centro antes de que fueran detenidos la dueña, el encargado y un veterinario por un presunto delito de maltrato animal, entre otros.

Fue, según confirmaron a este periódico fuentes judiciales, en una inspección sorpresa que el Seprona efectuó hace unas semanas dentro de la operación Óbito y en la que descubrieron 55 perros y 68 gatos que acababan de ser sacrificados y que supuestamente habían sido guardados en congeladores a pesar de que muchos de ellos aún no presentaban el rigor mortis.

Las muestras tomadas entonces fueron enviadas al departamento de Química del área de medio ambiente del servicio de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid. El informe revelará si los animales eran presuntamente sacrificados por la directora de la Asociación para la Defensa y Protección de los Animales Parque Animal, C. M., con la inyección de una dosis de producto eutanásico inferior al recomendado en función del tamaño, sin sedación previa, en cualquier lugar del cuerpo pese a ser obligatorio que sea por vía intravenosa y sin estar autorizada para ello.

Las mismas fuentes también aseguraron que la investigación del Seprona concluyó que "ante el volumen injustificado de sacrificios y la ausencia de certificados firmados por veterinarios para justificarlos muchos de estos animales eran metidos en bolsas de basura junto con los restos de jeringuillas y productos utilizados", cuando la legislación vigente obliga a que estos residuos sanitarios sean retirados por una empresa autorizada por el riesgo que conllevan.

Mientras tanto, los servicios jurídicos del Colegio Oficial de Veterinarios siguen preparando la denuncia que el colectivo presentará con la presidenta de la Asociación para la Defensa y Protección de los Animales Parque Animal por intrusismo profesional y que podrían presentar en los tribunales la semana que viene.

Además, el presidente del Colegio de Veterinarios, Antonio Villalba, aseguró que la semana que viene remitirán un escrito al Ayuntamiento de Torremolinos para ver en qué situación se encuentra el centro tras la imputación de la directora y dos empleados y "ofrecer nuestros servicios veterinarios para que los animales no se queden desatendidos en ningún momento".

La sede de la protectora se encuentra en unos terrenos municipales que fueron cedidos para este propósito y además la entidad se encarga del servicio de recogida de animales abandonados en Torremolinos, aunque la imputada en este caso también ofrecía los servicios de una clínica veterinaria privada en el mismo recinto.

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios