Javier Arenas fuerza a Joaquín Ramírez a que ceda la presidencia del PP

  • Bendodo se perfila como nuevo líder del partido. Ramírez colaborará con la dirección regional en la elaboración de ocho planes de futuro para las capitales ante las próximas municipales

Comentarios 1

El presidente de los populares malagueños durante los últimos ocho años, Joaquín Ramírez, ha anunciado su renuncia a presentarse a la reelección, tras haber recibido fuertes presiones de la dirección regional que lidera Javier Arenas en las últimas semanas para dejar el cargo. Su sucesor al frente del PP sería el concejal Elías Bendodo, que ha sido secretario provincial en los últimos años.

Ramírez colaborará con la dirección regional en la elaboración de ocho planes "de futuro" para las ocho capitales ante las próximas elecciones municipales. El senador popular ha aceptado también la coordinación adjunta de las comisiones del Senado, una propuesta que le ha realizado el portavoz del PP, Pío García Escudero, y va a continuar formando parte del Consejo de Dirección del Grupo Popular en la Cámara alta.

El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, ha dicho hoy a Efe que dentro del partido a nivel regional está proyectada la elaboración de planes "de futuro" para las ocho capitales andaluzas "con la vista puesta en las próximas elecciones municipales", una propuesta en la que participará Ramírez y que éste ha aceptado. Arenas, que ha calificado a Joaquín Ramírez de "dirigente político extraordinario" y un "excelente" presidente del PP de Málaga, ha señalado que "tiene aún muchas cosas que hacer" dentro del partido, por lo que se ha mostrado seguro de que va a seguir teniendo "un papel muy destacado".

Según el líder del PP andaluz, su renuncia a presentarse de nuevo a la Presidencia del PP de Málaga y su propuesta de que el actual secretario provincial, Elías Bendodo, sea el próximo presidente de los populares malagueños, "le honra también en términos humanos".

Ramírez, que ocupa la presidencia del PP malagueño desde 2000, había anunciado hasta ahora que aspiraba a revalidar su cargo, especialmente tras los resultados electorales obtenidos en los comicios autonómicos y generales de 2007. Pese a que ya contaba con 1.600 firmas que apoyaban su candidatura -la única al cónclave de los populares malagueños- Ramírez finalmente renunciará a continuar tras permanecer durante quince años en cargos orgánicos del partido.

El distanciamiento entre Ramírez y Arenas ha sido patente en los últimos años, aunque los buenos resultados obtenidos por el PP en Málaga en las distintas citas electorales, con las mejores cifras de su historia tanto en las municipales como en las generales y autonómicas bajo la presidencia de Ramírez, y el hecho de ser la formación provincial más numerosa de Andalucía, con más de 27.000 afiliados, mantenían con fortaleza en su puesto al abogado malagueño. De hecho, el también senador ha recogido firmas más que suficientes para presentarse a un tercer mandato al frente del partido el próximo 22 de noviembre, congreso en el que no tenía candidato rival. No obstante, tenía la oposición de la ex alcaldesa Celia Villalobos y sus relaciones con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se han mantenido distantes tras el enfrentamiento que protagonizaron hace ya varios años.

Según informaron ayer a este periódico distintas fuentes del partido,  durante este fin de semana Ramírez habría cedido a las presiones de la dirección regional e incluso habría comunicado ayer a algunos militantes y cargos del partido afines su decisión de no presentarse a la reelección. Desde el partido se convocó para este mediodía una rueda de prensa en la que tanto Ramírez como Elías Bendodo hablarán de la cita congresual.

Tras ser secretario provincial del partido, Joaquín Ramírez sucedió en la presidencia del PP malagueño a Manuel Atencia en el año 2000. Ha sido diputado autonómico y portavoz de Turismo del PP en la Cámara andaluza, senador y concejal en el Ayuntamiento de Málaga, puesto desde el que pretendía acceder a la presidencia de la Diputación provincial. La victoria en número de votos de su partido no impidió, en las dos últimas citas electorales, que la coalición entre PSOE e IU le arrebatara esa posibilidad y aupara al cargo al socialista Salvador Pendón. En sus ocho años en la presidencia del partido, los populares malagueños han obtenido los mejores resultados del PP andaluz y consolidado su dominio de la mayoría de los ayuntamientos de la Costa del Sol, incluso dando un gran avance al interior en los últimos comicios municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios