Jóvenes de La Cala se encierran para evitar el derribo del colegio Marañón

  • Los encerrados reclaman las instalaciones como espacio de participación social

Una decena de jóvenes pertenecientes a la Asamblea Chumbera de la Cala del Moral se encerraron ayer en las instalaciones del antiguo colegio Gregorio Marañón para evitar su demolición. La intención de este grupo que engloba varias asociaciones ecologistas y culturales, es reivindicar un espacio de participación social para los colectivos y para los jóvenes del municipio de Rincón de la Victoria. Sin embargo, desde la pasada legislatura está aprobado un proyecto para que la superficie esté ocupada por el futuro museo municipal y un aparcamiento subterráneo de 200 plazas. "Lo que estamos pidiendo es un espacio para las asociaciones y para hacer actividades de todo tipo para los jóvenes y para todos los vecinos. Estamos en contra de que se derribe un espacio público para construir un aparcamiento privado, ubicado junto a un hotel", manifestó José Antonio Moreno.

Desde el mes de noviembre - con el traslado del centro educativo a Hacienda Manila - estos grupos ocuparon algunas de las clases para ofrecer actividades participativas como conciertos, videoforum o intercambio de libros. Las instalaciones también estaban ocupadas por varios talleres de la Casa de Oficios.

El encierro inició a primera hora, cuando los operarios comenzaron a derribar uno de los muros de cerramiento del centro educativo. Desde el Ayuntamiento manifestaron que el derribo es necesario y que la Junta de Andalucía ha advertido del peligro de derrumbe del colegio. El edil de Infraestructuras, José Rodríguez (Psirv) dejó claro que el derribo, previsto para hoy, no se iniciará hasta que se desaloje a los ecologistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios