Juguetes 'ecológicos'

  • Ochenta niños aprenden a realizar objetos atractivos a través de materiales como cartón, botellas o páginas de periódicos

Botellas, cartones, telas y periódicos. Una vez cumplida su finalidad acaban sus días en los diferentes contenedores habilitados para su recogida, pero esta cadena ha cambiado en el municipio de Archidona, donde un grupo de 80 niños con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años han decidido darle un nuevo uso a estos materiales y de camino dar una lección a todos sobre la importancia de reciclar. Y es que a veces estos elementos acaban en la basura sin tener en cuenta que se podría prolongar su utilidad de forma creativa y original.

La escuela de verano, que se desarrolla en estos días, ha puesto en marcha un taller de reciclaje, que se incluye dentro del programa de concienciación medioambiental Erre que erre de la Diputación de Málaga. Estos pequeños genios han ideado una fórmula través de la cual con una simple botella de plástico, algo de tela y papel de periódico o cartón se pueden fabricar juguetes con los cuales divertirse en las tardes estivales, como marionetas, maracas, una careta o por qué no, también una gorra.

De este modo, para María Magdalena Toledo, de 8 años, ésta es una de las actividades que más le gusta realizar, ya que "he aprendido a hacer juguetes con los que puedo divertirme con mis amigos". No en vano, aprender jugando es una fórmula efectiva que conoce perfectamente la Asociación Archimuévete, cuyos monitores imparten estos talleres en los cuales "intentamos inculcar en los niños la importancia del reciclaje para el medio ambiente", destacó Manuel Jiménez, uno de los monitores de la actividad. Por ello, para María Magdalena el reciclaje funciona casi como un juego de niños, donde es importante conocer los colores de los contenedores para saber en cuál depositar todo aquello que deja de servirnos. María Isabel Medina es otra de las monitoras de la escuela de verano, en la que además se realizan otra serie de actividades como dibujar fichas, aprender inglés o refrescarse en la piscina para que las mañanas de verano discurran de forma divertida.

"Con este taller queremos que los pequeños de la casa le saquen utilidad a las cosas inservibles que ya no queremos y, de camino, enseñen a sus padres esta lección fundamental para todos". Esta actividad se enmarca dentro del macroproyecto de concienciación medioambiental Erre que erre mediante el cual el propio municipio ya ha desarrollado diferentes actividades infantiles y juveniles, entre otras la elaboración de un mural gigante centrado en la temática del reciclaje durante la Feria de San Antonio así como diversos anuncios que se están publicitando en la pantalla de verano, con una finalidad concreta, que todos los vecinos aprendan a reciclar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios