La Junta de Andalucía tarda dos años en aplicar las ayudas contra el abandono escolar

  • Alrededor de 40.000 alumnos malagueños optarán el próximo curso a las becas de 6.000 euros

Las ayudas contra el abandono escolar se aplicarán dos años después de que el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, prometiera establecer una serie de medidas para incentivar la continuidad en la enseñanza una vez que se concluye la etapa obligatoria (ESO). Entre estas propuestas -anunciadas el 29 de septiembre, casi cinco meses antes de las elecciones autonómicas- se incluía una beca de 6.000 euros a aquellos adolescentes que tuvieran que abandonar su formación, ya fuera en Bachillerato o en FP, ante la necesidad de conseguir un empleo para el sustento económico familiar.

Esta ayuda se ha recogido ahora en un borrador de decreto redactado por la Consejería de la Presidencia, donde se establece que las becas se implantarán a partir del próximo curso, dos años después de que fueran prometidas por el mandatario andaluz, siempre que se cumplan los plazos previstos para la aprobación de este proyecto, que se encuentra en estos momentos en fase de exposición pública para la presentación de alegaciones.

A pesar de la tardanza del Ejecutivo andaluz en poner en marcha una promesa electoral, todavía queda elaborar una orden -labor que compete a la Consejería de Educación- que precise el nivel de renta per capita familiar a partir del cual los alrededor de 40.000 alumnos malagueños matriculados en Bachillerato y FP pueden optar a la beca de 6.000 euros. Esta normativa también tendrá que especificar las obligaciones de las personas beneficiadas, las condiciones para mantener dichos apoyos económicos y otros aspectos relativos a su gestión y control.

El proyecto actual sólo recoge requisitos generales para la obtención de estas ayudas, entre las que se citan, la incompatibilidad con alguna actividad laboral ni ser demandante de empleo (estar inscrito en el SAE), y haber aprobado todas las materias del curso anterior.

También se establece que los 6.000 euros se abonarán en mensualidades de 600 euros, desde septiembre hasta junio (los diez meses que dura el curso). Para la percepción de estas cantidades será obligatoria la asistencia al centro docente y superar cada evaluación que se realice en el curso, lo que supone un severo control sobre la evolución del alumno.

Además, los solicitantes de esta beca no podrán obtener otro tipo de ayudas relacionadas con la enseñanza postobligatoria, como, por ejemplo, las del transporte escolar que también se recogen en el citado proyecto y que este año se han ampliado a Bachillerato. Los beneficiarios de estos 6.000 euros sólo serán los que ingresen en el primer curso de alguno de estos ciclos formativos. En 2010 la ayuda quedará establecida para los que continúen en segundo de Bachillerato o en el Grado Medio de FP.

El abandono escolar es uno de los principales problemas del sistema educativo andaluz. En la actualidad, un 35% del alumnado deja sus estudios tras la ESO, y sólo el 40% de los que se matriculan en las enseñanzas postobligatorias obtienen el graduado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios