Junta y Ayuntamiento se culpan del estado del entorno del Guadalhorce

  • Una montaña de ropa y escombros se acumula desde hace tiempo en uno de los caminos que dan acceso al paraje natural sin que nadie lo haya limpiado todavía

Comentarios 2

En 24 horas ni la Junta de Andalucía ni el Ayuntamiento de Málaga han logrado ponerse de acuerdo sobre qué administración tiene la responsabilidad de retirar los numerosos restos de ropa y escombros que se apilan en uno de los caminos de tierra que dan acceso a la desembocadura del río Guadalhorce. Los responsables políticos de ambas administraciones se mantienen en sus trece y se echan la pelota unos a otros para eludir la competencia de restaurar la imagen de los alrededores de la única zona natural protegida que hay en la capital.

Este periódico acompañó ayer a un técnico del área de Playas del Ayuntamiento de Málaga que se desplazó hasta el lugar donde se encuentra este vertedero improvisado para comprobar si entraba o no dentro de las competencias municipales. Y su conclusión fue que no porque la zona donde han aparecido los residuos "se encuentra dentro" del parque fluvial del Guadalhorce y eso, según aseguró la concejal de Servicios Operativos, Teresa Porras, no es competencia municipal. Su principal argumento es que en el convenio que el Ayuntamiento de la capital y la extinta Confederación Hidrográfica del Sur -que luego pasó a llamarse Cuenca Mediterránea Andaluza cuando las competencias pasaron a manos de la Junta de Andalucía en el año 2005- firmaron en 2003 para definir a quién correspondía el mantenimiento del parque fluvial del Guadalhorce y a quién el parque forestal del Guadalmedina.

Según la edil, el Consistorio se hacía cargo de este último y el Gobierno central y luego la Junta de Andalucía del primero. Eso significa, explicó, que la retirada de estas montañas de ropa "no es nuestra competencia y no voy a limpiar lo que no es mío".

El problema es que la postura de la delegada provincial de medio Ambiente, Remedios Martel, al respecto también se mantiene inalterable e insiste en que la responsabilidad de limpiar esta zona es del Ayuntamiento. En este caso recurre al artículo 13 del decreto 189/2002 para recordar que la retirada de sólidos urbanos en los cauces de los ríos y arroyos que discurren por tramos urbanos corresponde "absolutamente" a los municipios. La conclusión es que ninguna de las administraciones está por la labor de restituir el lamentable estado en el que se encuentra esta zona muy utilizada por los deportistas para correr o montar en bicicleta.

Ni el propio portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Málaga, Rafael Fuentes, tenía claro ayer a quién correspondía esta tarea. "Creemos que está fuera del paraje natural, aunque en cualquier caso lo que esperamos es que se solucione lo antes posible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios