La Junta exige que las obras del Metro en la Alameda no dañen los árboles

  • Es uno de los aspectos en los que tendrá que hacer hincapié el proyecto constructivo de este tramo, que acaba de salir a concurso · Los trabajos afectarán al puente de Tetuán y al parking de La Marina

Comentarios 11

El horizonte del Metro de Málaga parece despejarse ya de manera definitiva. Más de dos años después de que se iniciasen los trabajos constructivos en la zona de Carretera de Cádiz y a pocos meses de que se cumpla el plazo oficial dado para la inauguración del suburbano, febrero de 2009, la Junta de Andalucía acaba de impulsar el concurso que permitirá disponer para septiembre del próximo año del proyecto constructivo del tramo que más incógnitas ha despertado hasta la fecha, Guadalmedina-La Malagueta (1,6 kilómetros de longitud), que atravesará la Alameda Principal y el Paseo del Parque.

El documento, que sale a licitación por casi 1,6 millones de euros y que fija el cierre para la presentación de ofertas el 25 de noviembre, tendrá que dilucidar interrogantes como el plazo de ejecución de la obra y el coste de la misma, así como el método que se empleará para dar forma a los túneles en esta parte del trazado. Sobre este último aspecto, la posición de partida del ente Ferrocarriles Andaluces es la de utilizar los muros pantalla, que ya se emplea en la línea 2 (Martín Carpena-La Malagueta), en lugar de la tuneladora. Esto supone una variación sustancial respecto al planteamiento original de la Administración autonómica, que planteaba en un inicio el topo.

No obstante, antes incluso de la redacción del proyecto constructivo, hay algunos elementos clave de la intervención que ya se conocen, como la afección que el desarrollo de la obra tendrá sobre el puente de Tetúan, situado a la entrada de la Alameda Principal, y sobre el aparcamiento de la Plaza de la Marina. Así lo aseguraron a este periódico fuentes cercanas a la actuación, que concretaron que el uso de las pantalladoras para dar forma a los túneles obligará a suprimir el lateral norte del paso elevado, mientras el sur se mantendrá abierto al tráfico rodado, y a cerrar una parte del parking subterráneo durante el tiempo que duren las obras.

Pero más allá de la incidencia de la intervención, el pliego de condiciones técnicas que rige el concurso iniciado por la Consejería de Obras Públicas hace especial hincapié en la necesidad de que la adjudicataria incluya como parte del documento un plan específico para tratar de minimizar las afecciones sobre los árboles de la Alameda y de Paseo del Parque.

"El adjudicatario deberá identificar y evaluar para cada una de las alternativas, tanto de trazado como de sistema constructivo, las posibles afecciones o impactos al arbolado", dice textualmente el documento, en el que se añade que dichas incidencias "no sólo deben restringirse a las que puedan producirse al sistema radicular de cada uno de los ejemplares, sino también a la parte área y al sistema hidrogeológico". En este sentido, deberán plantearse medidas correctoras y protectoras "con el fin de minimizar los efectos negativos que pudieran producirse".

La importancia que se le otorga a este aspecto es tal que desde Ferrocarriles Andaluces se exige que las ofertas que concurran al concurso dispongan de la colaboración de un especialista o un grupo de especialistas "de reconocido prestigio" que evalúe la posible incidencia sobre estos ejemplares.

Al interés por salvaguardar los árboles, que son una seña de identidad del centro histórico de Málaga, se suma el de preservar los restos arqueológicos que pudieran hallarse en el subsuelo durante las excavaciones. Para ello, también se considera indispensable que la oferta ganadora disponga del asesoramiento de un especialista en la materia. En este punto, cabe recordar que el trazado del suburbano se ha adaptado para no afectar a la muralla nazarí existente bajo la Plaza de la Marina.

Otro de los puntos a resolver es la zona por la que discurrirá el recorrido del ferrocarril urbano. Las fuentes consultadas descartaron la posibilidad de que el trazado discurra por el lateral sur de la Alameda Principal, al ser la zona donde la obra se encontraría mayor número de servicios afectados (telefonía, electricidad, canalizaciones de saneamiento y abastecimiento...).

De este modo, se duda entre la parte central de la vía o el lado norte, sin que de momento se haya adoptado una decisión total. Cabe recordar que previendo esta doble alternativa, el contrato del tramo anterior, entre Renfe y la estación Guadalmedina, que ha sido licitado hace unas semanas por la Junta, ya contempla llevar el túnel justo hasta la fachada principal del edificio de Correos, quedando embocado para ir en dirección al centro de la Alameda o al lateral norte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios