La Junta desconoce si incluirá el edificio de Correos en la subasta de 2016

  • La consejera de Hacienda dice que están analizando ahora si se dan las "condiciones óptimas" porque no malvenderán el inmueble

El antiguo edificio de Correos, situado en pleno centro de la ciudad junto al río Guadalmedina, sigue cerrado a cal y canto y su propietario, la Junta de Andalucía, desconoce aún cuándo saldrá a la venta. La consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, aseguró ayer que su departamento está analizando ahora las posibilidades reales de venta de varios edificios de la Junta para incluirlos o no en el paquete de subasta para el próximo año, porque la intención del gobierno autonómico es "no malvender" ninguno de estos locales, que pasaron a manos de la Junta en 2010 por parte del Gobierno central como pago de la deuda histórica.

"Estamos haciendo ahora el paquete y estudiando el mercado no solo por ciudades sino por zonas. Estábamos esperando la mejora del mercado inmobiliario, que está ocurriendo ya. Para el año que viene estamos aprovechando las condiciones óptimas de los entornos. Si el edificio de Correos tiene condiciones óptimas entrará en el paquete del año que viene y si no entrará cuando el mercado inmobiliario lo aconseje", indicó la consejera, quien reiteró que "no vamos a malvender a cualquier oferta ni a la desesperada porque el interés de la Junta es que todos estos edificios se vendan al mejor precio y eso significa encontrar el momento adecuado".

Mientras tanto, el edificio es mantenido por el gobierno autonómico. La Junta planteó un precio para el edificio de Correos de unos 30 millones de euros y, por ahora, no hay ofertas concretas. La consejera, al menos, no citó ninguna ayer a la espera de ver si se incluye en ese paquete de edificios en subasta. "Seguro que tendrá ofertas y compradores, pero hay que entender que tenemos que acompañar los ritmos del mercado inmobiliario", afirmó.

Montero realizó estas declaraciones momentos después de la inauguración oficial del edificio de usos múltiples, el tradicionalmente conocido como edificio negro que ahora, tras ser sometido a una serie de reformas, ha pasado a ser blanco.

En este inmueble se han realizado obras para el ahorro y la mejora de la eficiencia energética que han supuesto una inversión de 1,6 millones de euros en once meses de trabajo y que, según la Junta, han generado 200 empleos en la construcción. El cambio de color del edificio es lo más llamativo, pero también se han cambiado las ventanas, el sistema de climatización o la iluminación. Se prevé un ahorro de la factura eléctrica de 140.000 euros al año y una reducción del 47% de las emisiones de CO2. Este edificio acoge varias sedes administrativas de la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios