La Junta reparte 6.400 plantas forestales autóctonas con motivo del Día de Andalucía

  • Madroños, acebuches, durillos, lavandas, tomillos, granaos, nogales y genistas son las especies que se ha distribuido en la Plaza de la Marina

La Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, con motivo de la conmemoración del Día de Andalucía, repartió hoy en Málaga 6.400 plantas forestales autóctonas de la comunidad, así como distinto material divulgativo en la que se dieron explicaciones de cómo plantar dichas especies y consejos sobre su cuidado, sus beneficios y utilidades.

Entre las 6.400 plantas que se repartieron a todos los ciudadanos que se acercaron a la carpa instalada al efecto en la plaza de la Marina de la capital, se encontraban ejemplares pertenecientes a especies tales como madroños, acebuches, durillos, lavandas, tomillos, granaos, nogales y genistas. Tales plantas, según explicó la Junta en un comunicado, provienen del vivero que la Consejería de Medio Ambiente tiene en Sevilla.

Desde la Delegación Provincial de Medio Ambiente se resaltó la importancia, por su efecto sumidero de CO2, de la masa forestal de la provincia, que fijan anualmente 300.000 toneladas de dióxido de carbono, a las que habría que sumarle tanto las formaciones de matorral de alto valor que ocupan 51.000 hectáreas, como otras formaciones que suponen 100.000 hectáreas y que están en fase de paso a superficie arbolada, y que fijan otras 130.000 toneladas de dióxido de carbono.

Además, los restos vegetales de la hojarasca, matorral y pastos depositados en el suelo forman los horizontes orgánicos de nuestros suelos forestales, que al descomponerse dan origen al humus estable, que a su vez, por descomposición emite nuevamente CO2 al entorno, siendo esta contribución fija de cerca de 495.000 toneladas.

En cuanto a la superficie arbolada agrícola provincial, existen 8.257 hectáreas de frutales y 21.000 hectáreas de olivar, que dan 10 millones de árboles, con una menor talla y crecimiento que las especies forestales, ya que su objetivo fundamental es la producción de fruto. Así, presentan una menor fijación de dióxido de carbono en el suelo, siendo su contribución estimada de absorción de unas 20.000 toneladas de dióxido de carbono.

En conjunto, como efecto sumidero, por la vegetación de forma más estable tanto agrícola como forestal y suelo, se extraen 945.000 toneladas de dióxido de carbono al año --12 por ciento más del total de emisiones que genera la industria malagueña sujeta a Kioto--.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios