La Junta busca las 'luces y sombras' a las que se enfrenta la Costa del Sol

  • Licita un diagnóstico sobre este territorio

  • Empresarios y arquitectos subrayan la necesidad de un turismo de calidad

Vista de parte de la Costa del Sol Occidental. Vista de parte de la Costa del Sol Occidental.

Vista de parte de la Costa del Sol Occidental. / javier albiñana

La Costa del Sol vuelve a ser territorio de análisis y estudio por parte de la Junta de Andalucía. A los numerosos estudios ya realizados sobre este espacio de la comunidad, poniendo de manifiesto sus capacidades y sus debilidades, la Administración regional quiere sumar ahora otro diagnóstico con el fin de "detectar las oportunidades de futuro" de esta zona geográfica, al tiempo que fijar las estrategias mediante las que ponerlas en desarrollo. Para ello, acaba de licitar por poco más de 21.700 euros y un plazo de siete meses, la elaboración de un documento en el que analizar los antecedentes de la Costa del Sol, detectar "las carencias y o debilidades que frenan o pueden ralentizar su desarrollo económico, así como cuáles son los puntos fuertes en los que apoyarse para una estrategia de desarrollo sostenible".

La Consejería de Economía y del Conocimiento, responsable del encargo, relaciona este paso con el nuevo marco europeo que permite a las regiones el desarrollo de un modelo basado "en la especialización inteligente", sustentado sobre un desarrollo integral y sostenible "en el medio y largo plazo". "La Costa del Sol puede ser uno de los actores con mayor proyección y potencial para la economía regional", apostillan desde el Gobierno andaluz, que ensalza la posición "líder" de este territorio en materia turística y actividades emprendedoras, algo demostrado por su capacidad "de atracción tanto de población como de inversores nacionales y extranjeros".

El plan ahora conocido de la Junta permite abrir el foco y preguntar a actores protagonistas del desarrollo de la provincia sobre estas fortalezas y debilidades. El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), al tiempo que de Málaga, Javier González de Lara, no tiene dudas sobre el valor de este espacio. "Hay pocos territorios más competitivos en España", sentenció, al tiempo que reclamó que el diagnóstico que se elabore "sea para desarrollar, no para limitar".

Para González de Lara, el trabajo debe detectar las áreas de oportunidad en toda la Costa del Sol, "vinculando por fin la zona occidental con la oriental". "Es el momento de lograr interacción y una complementariedad entre las dos costas", sostuvo. De manera precisa, aludió a necesidades como la conexión ferroviaria de todo el litoral, si bien fue especialmente claro al hablar del saneamiento integral y de los recursos hídricos. "La Costa del Sol necesita solventar el problema del agua", dijo taxativo, demandando un estudio sobre las necesidades hídricas de este territorio.

En cuanto a las necesidades empresariales, consideró que los propios sectores productivos se reajustarán, a pesar de lo cual reclamó a las administraciones una planificación "generosa" con el fin de habilitar espacios empresariales. "Hoy por hoy tenemos serios problemas para encontrar suelos en condiciones y a buen precio", señaló, incidiendo en la necesidad de que los mismos estén bien comunicados y dispongan de las redes suficientes. Asimismo, abogó por "ajustar las clavijas al turismo" para que el mismo sea de más calidad y competitivo, sin tener que llegar a un escenario de "saturación". Y abogó por crear polos para el asentamiento de empresas de base tecnológica.

Luis Callejón, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), defendió la necesidad de extender el concepto de la Costa del Sol al conjunto de la provincia, incluyendo las zonas de interior. "Tenemos la oportunidad de desarrollar todo ese espacio, porque cuando los turistas venían por primera vez, además de la playa, buscaban el carácter rústico y humano del malagueño que se sigue manteniendo en el interior", explicó.

En cuanto a las debilidades apuntó a las infraestructuras que se vienen reclamando desde hace años, caso de la prolongación del tren hasta Marbella. No obstante, Callejón insistió en que este trazado no solo discurra por la parte occidental, sino también por la parte oriental. Asimismo, aludió al riesgo de saturación del litoral, y puso sobre la mesa la amenaza que a su juicio representa "un nuevo uso que no controlamos en este momento, que estamos dejando que se extienda por todo el litoral: la vivienda con uso turístico".

"La principal fortaleza que tiene la costa es su experiencia; una experiencia muy intensa desde los años 60 en adelante, pasando de ser una desconocida a ser número uno en turismo", destacaba el decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, Francisco Sarabia, quien precisó que de esa intensidad queda constancia "mucha costa conquistada desde el punto de vista edificatorio". Por ello, consideró que es en esa misma fortaleza donde puede radicar una de sus principales debilidades en especial si la apuesta pasa por un turismo "casi de hamaca y de tumbona".

"No es lo más deseable ni que esté todo el litoral colmatado de edificios", señaló, reclamando un giro hacia "otro modelo de turismo; aún estamos a tiempo". "Esa debilidad debe ser contrarrestada con renovación urbana y edificatoria", expuso, recordando el caso de Palma de Mallorca, donde incluso se han llegado a reclasificar suelos para evitar la colmatación de todo el territorio. "Aquí habría que ver el modo de mantener espacios libres", apuntó. Asimismo, abogó por intervenciones de regeneración urbana que vayan más allá de la rehabilitación de edificios, con el fin de hacer más amable "el continuo" en el que se ha convertido la Costa del Sol desde la parte oriental a la parte occidental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios