Juzgan al conductor que causó accidente donde murieron 9 finlandeses

  • El siniestro se produjo el pasado 19 de abril de 2008 · También resultaron heridas 31 personas

La Audiencia Provincial de Málaga acogerá el próximo jueves el juicio contra el conductor del todoterreno que colisionó con un autobús en Benalmádena, accidente en el que fallecieron nueve turistas finlandeses y 31 resultaron heridos, el 19 de abril de 2008.

El juicio está previsto que se celebre en el Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga y el fiscal ha pedido que el procesado sea condenado a cuatro años de cárcel, mientras que su defensa ha solicitado que se le imponga una pena de 6 meses de prisión por un delito contra la seguridad vial.

En la vista oral también estará presente el abogado de la acusación particular, ejercida por el abogado Manuel Temboury, y ambos han pedido que además de la pena de prisión, se le prive durante seis años del derecho de conducir vehículos a motor.

En el escrito de defensa, el abogado plantea que se prive a su cliente de un año y medio del carné de conducir.

El conductor está acusado de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, conducción temeraria, nueve delitos de homicidio por imprudencia grave y 26 de lesiones por imprudencia grave así como otro delito de daños, pero éste solo consta en el escrito de acusación particular, al que ha tenido acceso Efe.

El accidente ocurrió sobre las 19:30 horas cuando el turismo circulaba por la A-7 y se salió de la vía por el margen izquierdo, chocó con la barrera metálica y salió proyectado hacia el interior de la calzada, tras lo cual colisionó en el carril derecho con la parte posterior izquierda del autobús.

A consecuencia del impacto, el autobús volcó sobre su costado derecho e impactó contra la barrera metálica, mientras que el todoterreno se salió de la vía por el margen derecho hasta quedar en una zona de arbolado y tierra.

Los escritos de acusación, a los que ha tenido acceso Efe, mantienen que el procesado dio positivo en las pruebas de alcoholemia por lo que tenía mermadas sus facultades para conducir y circulaba a una velocidad no inferior a 152 kilómetros hora.

Además, la carretera estaba mojada por la lluvia por lo que el acusado "perdió el control del vehículo" y colisionó con el autobús, ocupado en aquel momento por cincuenta personas.

Debido a la "violencia del impacto" el autobús derrapó y volcó sobre su costado derecho.

En el accidente resultaron muertas nueve personas, entre ellas una niña de seis años, dieciséis heridas de gravedad, quince de carácter leve y once ilesas.

El conductor del todoterreno estuvo en prisión un mes y medio, pero abandonó la cárcel de Alhaurín de la Torre tras abonar una fianza de 18.000 euros fijada por la Audiencia Provincial que destacó que a pesar de que el tribunal considera de una "indudable gravedad" el hecho que se produjo ya había estado encarcelado y tenía arraigo familiar en Málaga.

En el escrito de defensa se argumenta que aunque el acusado dio positivo en la prueba de alcoholemia, de 0,49 mg/l, no consta que la conducción incidiera "en el sentido de mermar sus facultades", como sostienen las acusaciones.

Y añade que, sin embargo, sí es verdad que conducía a una velocidad superior a la que aparecía limitada en aquel tramo de la autovía, que además se encontraba mojada debido a la lluvia, lo que era "inadecuado" para las condiciones que presentaba la vía.

Esto produjo que perdiera el control de vehículo cuando chocó con las vallas de protección metálica, y a partir de ese momento se produjeron los desplazamientos y colisiones relatados en los escritos de las acusaciones, indica la defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios