Limasa hará un ERTE rotatorio para el cien por cien de la plantilla

  • La empresa prevé la reducción de jornada en un 28% para 60 empleados

La dirección de Limasa ha entregado esta mañana a la comisión representativa de la plantilla la memoria que justifica la adopción de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) a partir del próximo 1 de enero. El documento recoge las medidas que adoptará la empresa para reducir su estructura durante lo que resta de contrata, hasta el mes de abril de 2017, mientras no cambien las circunstancias que han llevado a esta situación, a fin de poder salvaguardar los puestos de trabajo existentes.

El ERTE afectará de forma rotatoria al cien por cien de la plantilla de Limasa, incluyendo al personal de servicios comunes en oficinas y de dirección, con la única excepción del fijo a tiempo parcial (el grupo que trabaja habitualmente en domingo). El número máximo de días que permanecerá suspendido cada trabajador será de 111 jornadas laborales (equivalen a 155 días cotizables), lo que supondrá una reducción media de la plantilla de Limasa en un 28 por ciento. El expediente distribuye la suspensión entre 1.274 empleados, mientras que para el personal de administrativo, 60 en total, propone una disminución de su jornada laboral también en un 28 por ciento, con la intención de no dejar desasistido el trabajo administrativo, clave para mantener la normalidad de las nóminas y el resto de tareas a su cargo.

Los trabajadores que estén afectados por el ERTE podrán solicitar el desempleo mientras permanezcan en situación de suspensión y hasta su reincorporación al servicio.

La presentación del expediente de regulación temporal de empleo se debe a causas organizativas y productivas, que no han podido ser solventadas durante la negociación del convenio colectivo durante 2013. El documento sostiene que la plantilla, compuesta por 1.334 personas, es muy rígida y, además, ha ido incorporando en sus últimos convenios unas ventajas económicas y sociales que han dificultado el equilibrio de la sociedad.

Como consecuencia de esta situación, desde que se constituyó la actual Limasa en 2002, se ha encarecido su coste laboral en un 30 por ciento, llegando a convertirse en una de las plantillas más caras del sector, con medidas como la incorporación de 6 días adicionales de descanso a los 30 naturales de vacaciones o el cambio del régimen de descanso de sólo domingos a fines de semana completos. Desde 2002 hasta la fecha de hoy se han incorporado a Limasa 404 trabajadores con carácter fijo, a pesar de lo cual tiene que recurrir a nuevas contrataciones en verano debido a la concentración del periodo de vacaciones durante estos meses, en los que hay además un pico de actividad.

A esta falta de flexibilidad se añade la reducción en 6 millones de euros del presupuesto aportado por el Ayuntamiento a Limasa, generando una disminución de recursos que obliga a readaptar la organización del personal fijo para no depender de la contratación de eventuales

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios