Limasa aparca la negociación y presentará el lunes el ERTE

  • El comité da por roto el proceso negociador y anuncia que convocará la huelga de Navidad

El posible acuerdo entre la empresa mixta de limpieza Limasa y el comité para evitar la huelga anunciada para la Navidad está un poco más lejos de alcanzarse. La sociedad ha decidido aparcar la negociación del convenio colectivo al menos hasta el 16 de diciembre, sólo cuatro días antes de que comience el paro de basura indefinido previsto por los trabajadores, para centrarse en las próximas semanas en ultimar los flecos del Expediente del Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se aplicará a partir del 1 de enero del año que viene si la plantilla no acepta una rebaja salarial.

La reunión de ayer de la mesa negociadora sólo sirvió para que la empresa anunciara a los representantes sindicales que el lunes les entregará la memoria jurídica para justificar el ERTE, además de a la Inspección de Trabajo para iniciar el procedimiento antes de que se agoten los plazos legales. A partir de ahí se inician periodo de 15 días para la negociación del ERE temporal, que afectaría a los 1.250 trabajadores fijos y también a los eventuales de larga duración y a los que cumplen contrato de relevo.

El presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte (UGT), considera que este gesto por arte de la sociedad es "una contradicción cuando dicen que están abiertos al diálogo" e insistió en que "estamos dispuestos a negociar pero a no a perder la dignidad".

Si la negociación llevaba meses en punto muerto, ayer terminó por romperse. "Nos están provocando y humillando, y estamos viendo que para ellos vale todo con tal de llegar a su objetivo", dijo Belmonte, que advirtió que el comité está valorando informar oficialmente cuanto antes a la Junta de Andalucía de su intención de iniciar la huelga a partir del 20 de diciembre.

Pero antes quieren estudiar con detenimiento la memoria jurídica que el lunes les entregará la empresa y en la que deberán razonarse los motivos productivos y organizativos, que no económicos, que justifiquen el ERTE. El concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Málaga. Raúl Jiménez, no quiso adelantar ningún detalle de la documentación que aún se está preparando, aunque sí dijo que el objetivo es que el ERTE "sea lo más equitativo posible y que afecte el menor tiempo posible" a los empleados, ya sea en periodos completos o mediante reducciones de la jornada laboral.

Aún así, hizo un llamamiento a los trabajadores para apelar al diálogo y "llegar a un consenso para apostar por la opción menos dañina". Reconoció, además, la preocupación por "la posible amenaza salvaje de huelga" prevista por la plantilla de Limasa para la Navidad e insistió en que en Madrid "se ha visto que no tiene sentido porque al final se ha podido llegar a un acuerdo".

También el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, abogó por el diálogo y animó a que haya "empatía" para entender la postura de ambas partes porque consideró que es "fundamental, vital y esencial para que la vía del diálogo fructifique y sea satisfactorio para todos".

El problema es que los trabajadores ponen como condición sine qua non para desconvocar la huelga que la empresa retire el ERTE y se adopten otras medidas, algo que resulta complicado su la negociación del convenio se aplaza hasta cuatro días antes del paro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios