Localizan dos pateras en Estepona y Málaga con nueve adultos y tres niños

Dos pateras arribaron ayer a la costa malagueña con 12 tripulantes a bordo, tres de ellos menores de edad. Son las primeras del año y partieron de la costa marroquí el pasado día 31, quizá con la intención de estrenar el nuevo año con la esperanza de otra vida. En balde, porque hoy mismo serán repatriados. Todos, a excepción de los tres chicos menores de edad que pasarán a formar parte del sistema de protección de menores de la Junta de Andalucía, donde los menores inmigrantes ya suponen el 30 por ciento del total.

La primera embarcación fue localizada alrededor de las cuatro de la madrugada cerca de la costa en la capital y trasladada por los equipos de Salvamento Marítimo al Puerto de Málaga. Los siete inmigrantes de nacionalidad marroquí que en ella viajaban fueron atendidos hasta las siete de la mañana por los servicios de emergencia de la Cruz Roja, que les curaron las heridas y quemaduras que traían por todo el cuerpo por el efecto sobre la piel del agua del mar y la gasolina del motor. En esta patera viajaban cuatro adultos, que fueron trasladados a la comisaría provincial de Málaga, y los tres menores, a los que se sometió a pruebas oseométricas para verificar si efectivamente no han llegado a la mayoría de edad, como declararon a los voluntarios de Cruz Roja.

La segunda patera fue localizada al mediodía de ayer por Salvamento Marítimo a 19 millas de las costas de Estepona, tras llevar tres días a la deriva.

Los cinco inmigrantes de nacionalidad marroquí que la ocupaban, todos varones mayores de edad, presentaban signos de deshidratación e hipotermia por las bajas temperaturas y las carencias en la alimentación y la bebida, según confirmó el concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Estepona, David Valadez, y los miembros de Cruz Roja que hicieron una primera atención a los inmigrantes en el puerto del municipio.

Tras ser detectada la embarcación, ligera tipo zodiac, por Salvamento Marítimo, se comunicó la situación a la Guardia Civil que los interceptó y trasladó al centro de salud después de que hubieran sido atendidos, con mantas y algo de comida y bebida, por la Cruz Roja. Después de recibir atención médica, fueron trasladados a la comisaría de la Policía Nacional de Estepona, donde han pasado la noche. Se espera que hoy sean repatriados.

Ni el frío, ni las duras condiciones del mar en invierno son ya disuasorios del peligroso cruce del Estrecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios