Luces de Málaga a Nueva York

  • La compañía cordobesa Iluminaciones Ximénez trabaja ya en 40 países gracias, entre otras cosas, a la publicidad mundial de las luces navideñas en Málaga

A las 18:30 y las 21:30 se escucha una voz unánime de asombro y, acto seguido, arranca el espectáculo de luces y sonido en la catedral de cables creada en la calle Larios. El año pasado fue visto en directo por más de 2,6 millones de personas y se prevé superar esta Navidad. Los ciudadanos bailan, se hacen fotos y graban vídeos que acaban colgados en las redes sociales, se hacen virales y la atracción pasa a convertirse en mundial. "Muchas ciudades españolas e internacionales quieren ser como Málaga", explica Francisco Jiménez, portavoz de Ximénez Group, la empresa cordobesa que lleva varias décadas diseñando y colocando la iluminación navideña de la capital y que se ha convertido en una multinacional que trabaja en 40 países y facturará este año 40 millones de euros. Los técnicos de esta firma pueden verse colocando luces de decoración navideña desde el centro comercial más grande del mundo, situado en Dubai, hasta en la famosa joyería Tyffani de Nueva York.

Como todas las grandes historias empresariales, la de Ximénez empezó por una pequeña idea en un pequeño municipio cordobés como es Puente Genil. Era 1945 y España era un país gris, destrozado por una guerra que había arrasado con todo hacía apenas seis años y en el que era difícil comer y tener motivos de alegría. Francisco Jiménez Carmona tenía una tienda de electrodomésticos y pensó que podría animar a sus vecinos y, de paso, darle más luz a la oscura calle en la que se encontraba, creando una estrella de Navidad de bombillas y colocándola en el escaparate. La hizo, la colgó y todo el mundo se acercó a verlo. Se convirtió en la atracción del pueblo y tanto el resto de establecimientos como el propio ayuntamiento le pidieron que iluminara el resto del municipio. Ese gesto acabó convirtiéndose en una empresa de fabricación e instalación de luces decorativas.

En los años 60, con el inicio del boom turístico, empiezan a iluminar avenidas enteras y ferias y entra la segunda generación. En 1975 decidieron expandirse por la zona de Levante y abrieron una delegación comercial en Alicante. Fue un paso decisivo en la historia de la compañía porque fue cuando se decidió llamar a la empresa Ximénez en lugar de Jiménez. "Mi abuelo pensaba que en la zona de Levante sonaba mejor con la X y lo hemos mantenido, fue una acción de marketing de hace 40 años", expresa el directivo.

No obstante, su primer gran proyecto de Navidad lo realizó en Estepona y Jiménez Carmona empezó a sentirse tan ligado a la provincia malagueña que puso el nombre Costa del Sol en su furgoneta. "Ahora Málaga es uno de nuestros principales proyectos a escala mundial y nos sentimos malagueños", afirma su nieto. De hecho, en la capital tienen una delegación, una fábrica en el polígono Guadalhorce y contratan a personas de esta provincia durante todo el año porque, además de la Navidad, también ponen las luces del carnaval o la feria de la capital, así como el mantenimiento del alumbrado público.

La decoración navideña ha cambiado muchísimo y solo hay que observar la evolución que ha tenido en la calle Larios de Málaga a lo largo de los últimos años. De las flores rojas de 2006 al túnel de luz del año pasado o la catedral del presente ejercicio. "Al principio solo se iluminaba, luego lo combinamos con el diseño y la moda colaborando con modistos como David Delfín o Agata Ruiz de la Prada o arquitectos y en los tres últimos años se está combinando con el marketing y la publicidad, convirtiéndolo en una herramienta de promoción turística", desgrana Jiménez.

Este profesional asegura que Ximénez "es la empresa líder en iluminación artística y la mayor de Europa en grandes estructuras de iluminación", aunque reconoce que la competencia es enorme. "Solo en España hay otras 600 empresas y nosotros somos una de las cinco mayores fábricas del mundo en iluminación", subraya. Su gran salto se produce cuando decidieron hace nueve años crear un departamento de comercio internacional y empezaron a exportar hace unos cinco años. "Teníamos mucho éxito en España y una experiencia superior a competidores internacionales, lo que nos ha dado más valor", indica.

La fortaleza internacional que ha adquirido Ximénez es evidente. En la localidad belga de Ostende les pidieron un túnel de luz igual al de Málaga para reactivar el turismo en la zona en invierno y lo estrenaron este pasado viernes; han realizado laberintos de luces en Bruselas, China o Reino Unido; en Dubai han puesto la decoración exterior navideña del mayor centro comercial del mundo; en El Cairo o Marruecos han puesto luces para la celebración del Ramadán; en El Salvador han instalado un árbol de navidad de 35 metros de altura; han decorado la joyería Tiffany en la quinta avenida de Nueva York, así como hoteles o bancos; trabajan en Vancouver (Canadá) y van a hacer un proyecto en Wall Street; este año han sido contratados por el famoso hotel Bellagio de Las Vegas o en otras iniciativas en Los Ángeles, New Jersey o Boston, así como en festivales en India, Moscú o Dubai. "Se nos ha abierto el mundo y no hay límites para crecer", dice Jiménez.

En España se han convertido en la empresa referente, trabajan en la mayoría de capitales y uno de los proyectos que tienen en marcha, es por ejemplo, el de Vigo, "una ciudad que nos ha pedido convertirse en trending topic y que está rompiendo récord de pernoctaciones porque hemos puesto una bola de navidad gigante digitalizada y un árbol de navidad en el que se puede entrar, ya que buscamos que la gente interactúe con nosotros", señala el directivo de Ximénez, quien señala que en la plaza de San Francisco en Sevilla ha realizado también un espectáculo digital con cinco bolas gigantes navideñas. Ximénez es además profeta en su tierra pues esta semana han inaugurado en Puente Genil un túnel de luz digital de 40 metros.

Dos de los ojitos derechos de Ximénez son Málaga capital y su Puente Genil natal y eso hace que le den proyectos exclusivos. "Málaga ha confiado siempre en nosotros, nos han cuidado incluso en época de crisis y nosotros se lo queremos agradecer cada año por lo que siempre reservamos lo mejor para Málaga", indica Jiménez, quien subraya que buscan el "efecto guau" entre los ciudadanos para crecer más tanto en España como en el extranjero. "En Málaga llevamos décadas y cada año nos vamos superando. Es uno de los principales focos de atracción y se combina la innovación en el diseño, la tecnológica y la operativa. Hay que crear proyectos monumentales en tiempo récord y sorprender a la gente", detalla el directivo de Ximénez, quien afirma que Málaga es más "tradicional" en el diseño pero que para el próximo año "ya estamos pensando en algo que comunique a través de la iluminación". Habrá que esperar para verlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios