Málaga y Rincón se oponen al deslinde de 1873 que les impone la Junta

  • Ambos municipios critican que se aplique esa delimitación cuando la situación de la desembocadura del arroyo Totalán, que se estableció como límite, ha cambiado y se ha construido en este tiempo

Comentarios 8

Ni el Ayuntamiento de Málaga ni el de Rincón de la Victoria están dispuestos a aceptar el nuevo deslinde que la Consejería de Gobernación y Justicia les impone ahora en base al acuerdo que ambos municipios acordaron en octubre de 1873 y que fijaba el límite de la capital en el arroyo Totalán. El problema es que la desembocadura de este río ha sido modificada en este tiempo por el desarrollo urbanístico y, al menos, unos 500 metros cuadrados del cauce ha sido ocupado por el municipio de Rincón desde entonces. Sin embargo, la Junta pretende que se mantenga en vigor aquel deslinde y que 25 viviendas que han sido construidas en esa zona de La Cala del Moral pasen ahora a la capital por encontrarse en lo que se sigue considerando parte del arroyo pese a haber sido urbanizado en todos estos años.

Ninguno de los consistorios entienden a qué viene este "sinsentido" y se retoman documentos de hace más de un siglo, cuando la propia Junta de Andalucía en el planeamiento urbanístico de ambos municipios y en el Potaum se aplica la delimitación actual. Ambos coinciden en que existen diferencias "significativas" entre este último estudio realizado por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía que pretende aplicar el acuerdo de 1873 y la línea que se utiliza como referencia en el mapa topográfico de la comunidad a escala 1:10.000. Es precisamente esta delimitación la que se emplea para dirimir el ámbito de actuación para la prestación de todos los servicios municipales y está incluida en todos los documentos urbanísticos aprobados hasta la fecha.

Sin embargo, en el informe que la Dirección General de Administración Local ha enviado a ambos ayuntamientos queda bien claro que en los trabajos de delimitación que fueron efectuados y formalmente acordado entre los representantes de ambos municipios el 20 de octubre de 1873 se recoge el reconocimiento de la línea entre ambos términos, la descripción de los mojones, así como su ubicación siendo acordada dicha línea en su totalidad. Así, según dice el escrito, ésta se considera "línea definitiva" e "inamovible".

Los dos consistorios tratarán hoy en sus plenos respectivos las alegaciones que han presentado al Gobierno andaluz oponiéndose a este deslinde que insistieron en que "no atiende a la realidad actual y afecta a personas".

La zona más afectada sería la urbanización Calasol, que en su conjunto pertenece a La Cala del Moral, según explicó el edil de Urbanismo e Infraestructuras, Antonio Manuel Rando (PP). De hecho, es en la localidad axárquica donde tributan actualmente y la que les presta los servicios de limpieza, alcantarillado o alumbrado.

El edil advirtió que "cualquier modificación puede inducir graves perjuicios por modificar la realidad existente desde tiempo inmemorial". "El límite lo marca el arroyo, no el concepto de espacio en sí. Ahora no hay coincidencias pero debería mantenerse el accidente geográfico", consideró Rando, quien aseguró que de no considerarse estas alegaciones estos vecinos no podrían escolarizarse en los colegios del municipio o ser usuarios del nuevo centro de salud.

También el concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento malagueño, Diego Maldonado, se mostró en desacuerdo con la decisión de la Junta porque afecta "a toda la organización del municipio y a los propios vecinos de la zona", por lo que exigió que se mantenga el límite por el eje actual del arroyo o en su caso por su margen izquierda para adaptar el deslinde a la situación real de estos terrenos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios