Málaga acapara una de cada cuatro ventas de viviendas en Andalucía

  • La compraventa de inmuebles sigue su particular caída libre por la crisis y el año pasado apenas se firmaron 18.914 operaciones, un 14% menos que en 2010

El mercado inmobiliario sigue inmerso en su particular letanía aunque, dentro de lo que cabe, el sector en Málaga puede llorar con un solo ojo, al menos, si se le compara con el resto de Andalucía. El año pasado se realizaron en esta provincia 18.914 operaciones de compraventa de viviendas, el 26% de todas las efectuadas en la comunidad andaluza, según los datos que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sevilla, con 13.131 ventas, fue la segunda provincia andaluza con más tirón para adquirir un inmueble, seguida de Almería. En el conjunto nacional, Málaga ocupó en 2011 la quinta posición tras Madrid, Barcelona, Alicante y Valencia. Solo en Málaga se vendieron más viviendas que en toda Castilla-La Mancha, toda Galicia o todo el País Vasco.

A pesar de la dificultad de los compradores para obtener créditos, el año pasado se firmaron 52 ventas diarias en la provincia con un ligero protagonismo de las viviendas nuevas sobre las usadas, si bien se repartieron casi a la par. Los constructores y promotores malagueños han subrayado en varias ocasiones que la demanda media habitual de una provincia como Málaga, en la que el turismo residencial juega también un papel importante, es de unas 20.000 viviendas, por lo que se estaría acercando a un nivel más o menos deseable.

En cualquier caso, esos datos, que podrían considerarse positivos, quedan en nada o casi nada cuando se los compara con los obtenidos en los ejercicios anteriores. En el año 2010, que tampoco fue bueno para el sector, se comercializaron 21.990 inmuebles -repartidos también al 50% entre nuevos y de segunda mano- y suponía el peor registro de los últimos años. A la hora de interpretar los números se pueden realizar todo tipo de valoraciones, positivas o negativas, y no cabe duda de que hay motivos de sobra para la decepción. Las ventas realizadas en 2011 son las peores desde 2007 -primer año que el INE contabiliza- aunque no es necesario tirar de estadística para saber que entre 2003 y 2007 también se sobrepasó ese número ya que se había disparado el número de viviendas visadas. No obstante, por ceñirse a los datos oficiales del INE, en 2011 se vendieron un 55% menos de pisos que en 2007, cuando se alcanzaron las 42.386 operaciones.

La expectativa para el futuro a corto o medio plazo no es mejor. Los empresarios afirman que hay unas 16.000 viviendas nuevas en stock -sin contabilizar las usadas- y los clientes piden más rebajas de precio y, sobre todo, facilidades para obtener hipotecas. La escasez de ventas y el excedente han provocado que los promotores apenas visaran el año pasado 1.186 inmuebles, el volumen más bajo desde 1960, de forma que dentro de dos años apenas habrá oferta y volverán a subir los precios.

52

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios