Málaga alcanza ya casi 200 personas y empresas en proceso concursal

  • Las micropymes y las pymes son las más castigadas por la crisis económica

La crisis económica sigue pasando factura y no para de crecer el número de personas y de empresas que no pueden hacer frente a sus pagos y se acogen a su derecho de solicitar el concurso de acreedores. El año pasado pidieron entrar en el proceso concursal 192 deudores en la provincia de Málaga, lo que supuso un crecimiento del 23% respecto a 2010, según los datos oficiales publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De ellos, 35 eran personas físicas y 157 empresas.

El número es relativamente bajo teniendo en cuenta que la provincia cuenta con 200.000 parados y que las empresas, en su mayoría pymes, están con el agua al cuello ante la falta de concesión de créditos. Tanto unos como otros intentan pagar sus deudas económicas como pueden y están haciendo auténticos juegos malabares para evitar caer en el concurso de acreedores y quedarse prácticamente sin nada. En el conjunto español se declararon el año pasado en concurso 6.755 personas y empresas y Málaga ocupó el noveno lugar por detrás de Barcelona (1.222), Madrid, Valencia, Baleares, Murcia, Vizcaya, Sevilla y Alicante.

Las pymes fueron el año pasado las que más se lanzaron a pedir el concurso en los juzgados, ya que el número de personas físicas se ha mantenido igual. De hecho, en 2011 hubo un pequeño descenso de 37 a 35 personas. El mayor salto se ha dado en las empresas, que han pasado de 119 en 2010 a las 157 mencionadas el año pasado. Ni que decir tiene que la crisis ha disparado el número de compañías en proceso concursal, hasta el punto que en 2006 solo se declararon 21 empresas en la anteriormente denominada suspensión de pagos.

Hay todo tipo de empresas en concurso de acreedores -algunas tan grandes como Aifos o Evemarina- aunque en líneas generales son las micropymes y las pymes las que más utilizan esta fórmula. De las 157 empresas que se declararon en concurso el año pasado, solo cuatro tenían más de cincuenta empleados y 95 de ellas, el 60%, facturó menos de 2 millones de euros. Solo seis compañías habían superado los 10 millones de euros en ventas.

Si se analizan los datos por sectores, el área inmobiliaria sigue siendo la más afectada por la crisis y la escasez de liquidez ante la dificultad para vender viviendas y que los clientes obtengan créditos hipotecarios. Un total de 62 empresas, el 39%, entraron en concurso el año pasado en este segmento de producción y de ellas 45 eran específicas de edificación y promoción inmobiliaria. El segundo sector más perjudicado está siendo el del comercio al por mayor, con 24 concursos declarados en 2011, seguida del transporte o la industria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios