Málaga, capital gay

  • Más de 200 jóvenes de 40 países participan en la asamblea de Iglyo para analizar la estrategia alrededor de los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales

"Hay una minoría social que es violenta, que insulta y pega a los homosexuales; es necesario trabajar en los colegios, los institutos y la familia, eso es un tema básico". La reflexión la hacía ayer Rafael Salazar, presidente de la Confederación Española de Colegas, tras participar en la inauguración de la asamblea general que la Organización Juvenil Internacional de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (Iglyo) celebra en Málaga hasta el próximo domingo. Además de elegir a su nueva junta directiva, el foro debatirá las estrategias que se deben seguir en torno a los derechos de este colectivo. Se han reunido más de 200 jóvenes de 40 países.

El inicio del encuentro, que se celebra en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), estuvo muy concurrido. A la presentación asistieron el coordinador provincial del Instituto Andaluz de Juventud, Francisco Paneque; la diputada del área de Derechos Sociales de la Diputación, Lina María Vidales; y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que incidió en el concepto de igualdad recogido por la Constitución. "No olvidemos que Europa es un espacio de derechos y libertades para estos colectivos, pero hay otros rincones del planeta donde esos derechos son pisoteados y olvidados", apuntó.

Björn Van Roozendaal, presidente de Iglyo, reclamó en su intervención a colegios y universidades que "no sean indiferentes a la indiferencia" porque "muchas personas son discriminadas y excluidas". Fue rotundo: "Estamos forzados a esconder nuestra identidad, hasta tenemos problemas mentales, y la sociedad debe tener conciencia de esto".

Otro de los participantes fue Michael Cashman, jefe del grupo interparlamentario de derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Apuntó que queda "una gran lucha por delante" y dijo a todos que los derechos y la Justicia "están de nuestro lado".

El foro de Iglyo se celebra cada cuatro años y en esta ocasión ha elegido Málaga. Su objetivo es fijar estrategias para combatir y erradicar el acoso a los homosexuales, con los centros educativos como eje fundamental. Y Europa encabezando la pugna. "Debe mirar hacia los países donde los homosexuales no tienen derechos; en Marruecos hace sólo dos semanas hubo una redada contra gays", concluyó Salazar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios