Málaga crecerá más de lo esperado este año y lidera la economía regional

  • Expertos elevan 1,1 puntos la previsión del PIB en solo siete meses, hasta alcanzar el 3,3

La macroeconomía va cada vez mejor y eso está provocando que los economistas, que suelen ser prudentes, se desdigan trimestre a trimestre y eleven sus previsiones de crecimiento para el presente ejercicio tanto en Málaga como en Andalucía más de un punto. Es un vaivén un tanto alocado, pero irradia confianza y buenas expectativas de futuro, algo que no es baladí teniendo en cuenta la incertidumbre internacional con Grecia como telón de fondo. Analistas Económicos de Andalucía, un grupo de estudios de Unicaja, estima en su último boletín, presentado ayer, que la economía malagueña crecerá un 3,3% este año, dos décimas más que la media andaluza y tres décimas más que la española. Málaga, además, seguirá siendo la locomotora de la comunidad autónoma y solo aguantan el ritmo Sevilla y Granada (3,2% cada uno).

En enero, Analistas Económicos preveía que la economía malagueña crecería un 2,2% en 2015. En abril elevó la previsión seis décimas, hasta un 2,8%, y ahora en julio se va hasta el 3,3%, cinco décimas más. Felisa Becerra, coordinadora del informe, señala que esta continua revisión al alza se basa en varios aspectos. El primero de ellos es que el turismo sigue batiendo récords, con lo que ello supone tanto en materia de ingresos como de empleo. A eso hay que añadirle, por parte de la demanda, el fuerte aumento del consumo de los hogares, el tímido avance del gasto de las Administraciones Públicas, y que las empresas vuelven a invertir con fuerza. Del lado de la oferta, se prevé que crezcan todos los sectores productivos excepto el agrario. Es especialmente significativo el caso de la construcción, que entra en números negros por primera vez desde 2007 gracias al aumento de la compraventa de viviendas, la firma de hipotecas, la rehabilitación de edificios o la estabilización de los precios. Las exportaciones malagueñas siguen superando, además, a las importaciones, mientras que en el resto de Andalucía el saldo es negativo.

La economía malagueña crecerá, si se cumplen las previsiones de estos expertos, por encima del 3% este año, pero eso no quiere decir que se vaya a reducir la tasa de desempleo de forma importante. De hecho, los economistas apuntan que descenderá levemente, apenas uno o dos puntos, manteniéndose superior al 30%. Esa diferencia de velocidades se debe, según Becerra, "a la estructura productiva andaluza", aunque sí consideró que la tasa de paro "parece que ya ha tocado techo".

Francisco García Navas, consejero delegado de Analistas Económicos, fue en la misma dirección y apuntó que "la tasa de desempleo es una ratio atrasada porque refleja la evolución de la economía en último lugar". García Navas reiteró que el problema del paro en Andalucía es "estructural y hay que abordarlo" y exigió a las Administraciones que tomen cartas en el asunto, adoptando medidas activas para la generación de puestos de trabajo, especialmente en colectivos como el de parados de larga duración.

No obstante, el consejero delegado de este grupo subrayó que, según la OCDE y el FMI, España será uno de los países donde más crezca la economía y se creará más empleo, por lo que se mostró optimista. Consideró que España "está en un ámbito destacado, se han hecho las reformas necesarias y ahora hay que profundizar si se libera más el mercado".

Analistas prevé que el número de ocupados crecerá un 3% en Andalucía este año gracias al tirón de la construcción (7,4%) y en servicios (3,5%)y que el número de parados caerá en torno a un 5%. De esta forma, la tasa de paro quedaría en torno al 33%. Resulta duro aceptar que, con un crecimiento económico del 3,3% en Málaga y del 3,1% en Andalucía, descienda tan poco el paro. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la Encuesta de Población Activa, que publicará la próxima semana los resultados del segundo trimestre del año, muestra el número de ocupados, de parados y de personas activas. Cuando la economía crece se generan más expectativas y hay más personas que se ilusionan con la posibilidad de encontrar un empleo, aumentando la población activa. Eso influye directamente en la tasa de desempleo, porque se obtiene dividiendo el número de parados por los activos.

Hay algunos nubarrones a escala internacional pero, a priori, la economía malagueña y andaluza presentan un horizonte despejado que les permita mirar al futuro con más esperanza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios