Málaga lidera el crecimiento económico español pero sigue lejos de la renta europea

  • La provincia está aún a 24 puntos de la convergencia con la Unión Europea · Un informe de la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) asegura que el PIB local ha crecido un 27,8% en seis años, el mayor del país·Más información en la página 36.

La economía malagueña ha sido la que más ha crecido en España entre los años 2000 y 2006, pero la renta de los malagueños está aún a años luz de la media europea -24 puntos menos- e, incluso, es de las más bajas del país. Ésta es la principal conclusión que se saca del Balance Económico Regional 2000-2006 realizado por la Fundación de las Cajas de Ahorro Españolas (Funcas) y que fue presentado ayer en Madrid.

Empecemos por la parte positiva. Lo primero es que Málaga ha sido la provincia española con mayor crecimiento económico en España entre 2000 y 2006 -los datos de 2007 aún no están contabilizados-. En ese sexenio el Producto Interior Bruto (PIB) provincial aumentó un 27,81 por ciento, seguido a corta distancia por Almería y Murcia. La media andaluza fue del 22,1 por ciento y la española del 19 por ciento, por lo que la economía malagueña creció en ese periodo cinco y ocho puntos respectivamente por encima. El mayor avance se produjo en el año 2002, un 6,61 por ciento, y en el resto de ejercicios siempre ha estado por encima del 3 por ciento.

El segundo dato a tener en cuenta es que la provincia también ha sido una en las que se ha elevado más el empleo. Un 20,8 por ciento en cinco años, como demuestra el hecho de que haya casi 600.000 personas dadas de alta en la Seguridad Social en estos momentos. El tercer registro positivo es la productividad, uno de los principales déficits de la economía española toda vez que la competencia exterior es cada vez más fuerte y los salarios en España, afortunadamente, crecen. En Málaga, la economía local ha incrementado sus índices de productividad un 5,74 por ciento en esos seis años.

¿Qué sectores han sido los causantes de este fuerte crecimiento? Los que ya imaginan: la construcción y los servicios. El caso del primero ha sido espectacular, coincidiendo con un boom inmobiliario y una bajada de tipos de interés. El PIB de la construcción aumentó entre 2000 y 2006 un 50,8 por ciento, se contrató a un 19,4 por ciento más de personas y la productividad creció un 26,2 por ciento. En el área de servicios, curiosamente tuvieron un mejor comportamiento los de carácter público que los privados. El auge turístico provocó, según el informe, que aumentara casi un 30 por ciento el número de contrataciones en el sector privado y eso ha lastrado sus índices de productividad, que han caído un 7 por ciento. La industria presenta números positivos (ha incrementado su PIB casi en un 17 por ciento, el empleo un 4 por ciento y la productividad un 12,3 por ciento), y la agricultura se mantiene en horas bajas.

Ahora, la parte negativa. Pese a liderar el crecimiento económico español, Málaga sigue apareciendo en el furgón de cola en lo que se refiere a la convergencia con Europa. Según el informe de Funcas, la economía malagueña estaba en el año 2006 en el 76,51 por ciento de la media de la Unión Europea de 15 países. Además, es la décima provincia española con menor tasa de convergencia por detrás de Jaén, Granada, Cádiz, Alicante, Badajoz, Córdoba, Sevilla, Albacete y Zamora. Y desde luego, muy lejos de Álava, la primera de España, con un 127,62 por ciento, es decir, 27 puntos por encima de la renta media de la UE de 15. No obstante, los técnicos que han realizado el informe matizan que el dato malagueño, aunque oficial, es "irreal" y que debería estar en torno al 90 por ciento porque "es una provincia muy afectada por la residencia de extranjeros jubilados", muchos de los cuales no tienen sus ingresos contabilizados en la provincia.

Tomando como referencia ese índice de convergencia, ni que decir tiene que la renta bruta de los malagueños también es de las más bajas de España. En el año 2006 se situó en los 14.775,8 euros. Son 3.000 euros más por persona que hace seis años pero, sin embargo, su peso respecto a la media nacional es tres puntos menor ahora que en el año 2000, llegando a un paupérrimo 83,2 por ciento. Este informe, en líneas generales, arroja más luces que sombras, si bien la economía local aún tiene importantes asignaturas pendientes por resolver como la pequeña dimensión de las empresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios