Málaga dispone de solo una plaza de aparcamiento por cada diez motos

  • Los estacionamientos habilitados rondan los 8.900, frente a un parque integrado por 92.000 vehículos a motor de dos ruedas

Ser motero en Málaga no es tarea sencilla. La libertad de movimientos que permite el vehículo a dos ruedas, ya sea en ciclomotor o en moto de mayor cilindrada, contrasta con la enorme dificultad de encontrar aparcamiento. Una tarea que se convierte en odisea en los días laborables y, principalmente, en el entorno del Centro histórico. Esta realidad queda constatada a diario, cuando se hacinan encima de las aceras (no todas autorizadas) decenas y decenas de motos sin otro espacio disponible.

La atracción que las dos ruedas genera sobre los conductores malagueños sigue en aumento. No tanto por los vehículos de una cilindrada de hasta 49 centímetros cúbicos, como por los del siguiente nivel. Las estadísticas oficiales confirman que mientras en los últimos años ha descendido la cifra de ciclomotores en las calles de la capital, pasando de 37.900 en el año 2013 a 35.474 en 2015, la tendencia es justo la contraria con las motocicletas. Hace cuatro años había registradas en la ciudad, según los datos de la Dirección General de Tráfico, 52.156; en 2016, la cifra era de 56.811, un 9% más.

Un incremento del parque que si bien va acompañado de un aumento del número de estacionamientos habilitados por el Ayuntamiento en la vía pública, no parece del todo suficiente. De acuerdo con la información contenida por el área de Movilidad municipal en su página web, en la que permite al usuario visualizar los puntos de la ciudad en los que hay aparcamientos para motos, la capital cuenta en la actualidad con cerca de 5.900 metros lineales delimitados para estos vehículos, lo que, a una media de 0,7 metros por plaza, supone una oferta cercana a los 8.900 estacionamientos. Teniendo en cuenta que el parque global de motos y ciclomotores puede estar en estos momentos en cerca de 92.000, la proporción es de apenas una plaza por cada 10 motos.

Esta relación da buena muestra de la lucha a la que diario se enfrentan los usuarios de las dos ruedas por hacerse con alguno de los aparcamientos delimitados. Especialmente arduo es el reto en los emplazamientos próximos al casco antiguo, donde se concentran los lugares de trabajo y de ocio. Es precisamente este entorno geográfico, incluyendo la denominada almendra del casco antiguo, el nuevo barrio del Soho y la zona de La Malagueta donde la oferta es mayor. A pesar de ello, es tal la demanda que se ha convertido en habitual desde hace años la estampa de decenas de motos estacionadas sobre las aceras, aún sin tratarse de zonas autorizadas para ello. Ello implica un riesgo para los propietarios, que se pueden enfrentar a multas elevadas por incumplir la normativa de circulación.

Tomando en consideración el parque automovilístico total de la capital, según los datos más recientes de la DGT, de 2016, los vehículos a motor de dos ruedas vienen a representar casi el 22,5% del total. El liderazgo dentro de esta particular segmentación corresponde a los turismos, que sumaban a finales de ese ejercicio un total de 258.251, 3.767 más que el año anterior (un 1,5% más). En cuanto a la población censada en Málaga, la relación es de una moto o ciclomotor por cada 6,1 vecinos. Esta proporción se mantiene más o menos constante en la última década.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios