El Málaga crea una escuela para formar a los padres de sus jugadores de cantera

  • La Academia pone en marcha un servicio de psicología que incluye a las familias para favorecer la armonía entre las expectativas de los progenitores y los intereses de los menores

Jugadores del Juvenil, celebrando una victoria deportiva en octubre del año pasado. Jugadores del Juvenil, celebrando una victoria deportiva en octubre del año pasado.

Jugadores del Juvenil, celebrando una victoria deportiva en octubre del año pasado. / javier albiñana

El Málaga CF pondrá en marcha la próxima temporada una escuela de padres para formar a las familias de los jugadores de la cantera. "Si no es fácil ser padre, mucho menos es ser padre de un futbolista", apunta Miguel Calzado, director deportivo de la Academia. El técnico subraya la presión social que aprieta a los jugadores aún a edades tempranas porque no es sencillo para una familia sustraerse al sueño deportivo y, en consecuencia social, de los jóvenes. Ese interés, sin embargo, no siempre se manifiesta en una dirección adecuada para la formación de la persona y del jugador.

Miguel Calzado alude a su experiencia en el Sevilla cuando se acordó realizar a puerta cerrada los entrenamientos del principal equipo juvenil precisamente para evitar la interferencia paterna, decisión que levantó una airada reacción entre las familias. "Los padres siempre dicen que para ellos lo más importante es la formación académica de sus hijos, pero luego no están detrás del pupitre diciendo al profesor lo que debe hacer. Sin embargo, en el fútbol sí sucede".

Las expectativas de los padres en ocasiones juegan en sentido inverso al interés de los jugadores jóvenes y de los equipos. El director deportivo de la Academia del Málaga reconoce errores comunes como familias que reprenden a sus hijos por un error de juego en lugar de contribuir a que los fallos no afecten al ánimo de los canteranos, o aquellos otras que ayudan a prender la mecha del ego de los futbolistas despuntan, en vez de hacerles ver el valor del trabajo en equipo.

La escuela de padres del Málaga es uno de los servicios que prestará el departamento de apoyo psicológico de la Academia del Málaga, que se creará también la próxima temporada para prestar apoyo al conjunto de los jugadores los equipos que conforman la cantera.

Este servicio, que atenderán dos profesionales, tendrá en cuenta junto a la formación de las familias otras cuestiones como la adaptación de los jóvenes que se trasladan sin sus familias a Málaga para enrolarse en los equipos juveniles, la conciliación de las responsabilidades deportivas y académicas, respaldo para quienes atraviesen etapas de desánimo y, en general, apoyo para que los jugadores ganen autoconfianza y, con ella, los equipos también ganen en cohesión.

El departamento de psicología contempla al jugador como un usuario final y, desde ese punto de vista, tiene en cuenta no solo el impacto de las familias en la trayectoria de los jóvenes, sino también al personal médico. Miguel Calzado subraya el efecto que tiene la actitud y la atención de médicos y sanitarios sobre la recuperación de los jugadores en el caso de lesiones física.

La atención psicológica para la totalidad de los jugadores que no pertenecen al primer equipo, "desde los benjamines hasta el equipo filial", puntualiza el director deportivo de la Academia, se suma al servicio de monitores académicos que se puso en marcha el año pasado en la residencia en la que viven durante la temporada futbolística los jóvenes desplazados desde otras provincias de la geografía nacional. Los monitores se encargar de hacer un seguimiento personalizado de los estudios que realizan los jóvenes, así como de detectar anticipadamente los problemas que puedan presentar en sus actividades académicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios