Málaga vive un inicio de año violento con cinco muertos y seis apuñalados

  • En poco más de un mes han sido asesinados dos extranjeros, una mujer tras una discusión con un amigo y un hombre con un golpe en la cabeza · El cuerpo de una turista fue hallado en una cantera de Churriana

2012 ha comenzado con una oleada de crímenes. En poco más de un mes se han registrado ya cinco muertes violentas -una de ellas está la espera de ser confirmada- y seis personas han resultado apuñaladas. El índice de homicidios cobra especial importancia si se tiene en cuenta que, según la información recopilada por este periódico, el año pasado se contabilizaron en la provincia 13 crímenes por los 12 de 2010. Una mujer de 30 años, un rumano de 42, un hombre de 48, natural de Cádiz; un ecuatoriano de 26 y una turista extranjera que llevaba desde 2010 desaparecida son las cinco víctimas mortales registradas hasta el momento en la provincia de Málaga. A esa cifra se unen las seis personas que han resultado apuñaladas, algunas en casos tan llamativos como el hombre que recibió un hachazo de una mujer que le tenía alquilada una habitación.

Ya el año pasado se vivió una situación similar con siete crímenes en poco más de dos meses. Por su impacto en la opinión pública, el que más alarma desató fue el crimen de María Esther, la niña de 13 años hallada en el interior de una caseta en Arriate y que fue violentamente golpeada por otro menor.

La ola de crímenes comenzó el pasado 9 de enero con la muerte de una mujer de unos 30 años de edad. El cuerpo presentaba evidentes signos de violencia y tenía un fuerte golpe en la cabeza. Por el aspecto que presentaba el cadáver, la mujer llevaba muertas varias horas. Solo unos días después la Policía detuvo a un hombre de unos 60 años tras autoinculparse y confesar que la había matado. Fuentes cercanas al caso revelaron que la víctima y el detenido se conocían y mantenían incluso una amistad. Las fuentes aseguraron que ambos mantuvieron una discusión que llevó a la muerte de Elisabeth.

Una semana después, un guardia de seguridad de una cantera de Churriana hallaba el cadáver de una mujer. Según las primeras investigaciones, los restos óseos podrían ser de una mujer holandesa, de unos 77 años, que vivía en Torremolinos y que desapareció en 2010. Los agentes estudian esta posibilidad después de que encontraran la documentación que llevaba la víctima. No obstante, en este caso no está confirmado que se trate de una muerte violenta.

A finales del mes de enero, una chica que salió a pasear por la zona de El Candado halló el cadáver de un hombre flotando en el mar. El cuerpo presentaba varias heridas de arma blanca en el torso y se encontraba en avanzado estado de descomposición. Según la Guardia Civil, se trataba de un hombre de nacionalidad rumana de 42 años de edad.

El pasado miércoles, un hombre de 48 años, natural de Cádiz y con domicilio en San Pedro Alcántara, fue encontrando en estado muy grave en una calle de Nueva Andalucía, una de las zonas con mayor índice de criminalidad de Marbella en los últimos años. El hombre, que presentaba evidentes signos de violencia con un golpe en la cabeza, murió unas horas después en el Hospital Costa del Sol de Marbella.

El último episodio violento se produjo el pasado miércoles en Marbella cuando un joven ecuatoriano de unos 26 años de edad falleció tras recibir varias puñaladas en una reyerta. La trifulca, según las investigaciones, continuó en la calle, donde los dos jóvenes, que ya han sido arrestados por la Policía, le propinaron una cuchillada. Ese mismo día un hombre de unos 50 años moría en un incendio en un transformador en Estepona y otro hombre era encontrado sin vida en un edificio abandonado.

Esta oleada de crímenes violentos se une a los seis apuñalados. El caso más llamativo fue el de un hombre que recibió un hachazo tras mantener un encuentro sexual con la mujer que le tenía alquilada una habitación en su vivienda. La víctima se tapó la herida con una toalla y bajó a un bar para que le pidieran una ambulancia.

El pasado 22 de enero fue una de las noches más movidas que se recuerdan en los últimos meses. La jornada se saldó con cinco heridos, dos de ellos apuñalados por arma blanca, en tres sucesos diferentes registrados en la capital y en Fuengirola. Esa misma noche dos grupos de jóvenes se pelearon en la calle Horario Quiroga, lo que obligó a la intervención de la Policía Nacional, que se apoderó de una catana y un pico de obras. El pasado domingo otro joven de 19 años fue apuñalado en una reyerta con arma blanca en San Luis. Finalmente, el 6 de febrero otro hombre, de origen turco, fue atacado con una navaja en una pizzería de Benalmádena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios