La Málaga pendiente de De la Torre

  • Asumido el reto de la reelección, el regidor tiene un amplio listado de asuntos a impulsar en lo que resta de mandato: la nueva Limasa, la obra del Metro, el Astoria, la torre del puerto

Deshojada la margarita, con un último pétalo afirmativo, Francisco de la Torre afronta el final de su cuarto mandato al frente de la Alcaldía de Málaga con no pocos frentes abiertos. Unas asignaturas por resolver en el presente curso que, en buena medida, tendrán su continuidad a partir de mayo de 2019. Ya sea con el veterano mandatario del PP al frente de la Casona del Parque, ya sea con cualquiera de los otros aspirantes al trono municipal.

La nueva Limasa y su modelo de gestión; la terminación de las obras del Metro; la terminación del parque en el Benítez; la culminación del trámite para el levantamiento del hotel de 135 metros en el dique de Levante; la puesta de las bases de la transformación del río Guadalmedina; la adecuación de las conexiones al Parque Tecnológico de Andalucía (PTA)... Y un largo etcétera de iniciativas que, a buen seguro, tendrán denominación en los meses previos a los comicios en el marco de los programas electorales.

Metro al Civil

De lo que ocurra en la cita de las municipales del año que viene dependerá en buena medida el devenir de los acontecimientos en parte de estas intervenciones. Muestra de ello es que frente a la negativa reafirmada en los últimos meses del actual equipo de gobierno del PP por allanar a la Junta de Andalucía el camino para ir adelante con el tramo en superficie del ferrocarril urbano hasta el entorno del Civil, el resto de formaciones con representación en la Casona del Parque, incluido su actual socio de investidura, Ciudadanos, apoya abiertamente esta infraestructura.

Las palabras del regidor y futuro candidato del PP a la reelección deja poco lugar a la duda respecto a la hoja de ruta que seguirá defendiendo en el supuesto de revalidar la mayoría suficiente como para mantenerse sobre el sillón presidencial. "Nuestra opinión es que no se ponga en marcha, que se termine lo otro, que veamos el resultado en viajeros, porque a lo mejor no es necesario ponerse en este lío de una obra con la oposición vecinal...", afirmaba De la Torre en una entrevista a este periódico el pasado lunes.

En la misma, abundaba en la posibilidad de esperar al momento en que la bonanza económica sí permita la construcción del ramal bajo tierra, "con una solución ligada a los temas del Guadalmedina". En este sentido, incluso, apuntaba la posibilidad de pedir estudios para ver cómo sacar partida de esa relación, analizando incluso la posibilidad de que el túnel ferroviario pudiese salir a superficie a la altura de Arroyo de los Ángeles para atender la zona hospitalaria actual o ampliada.

Limasa

La contundencia de su mensaje contrario al sistema tranviario contrasta con la duda que, se antoja, se oculta cuando habla de Limasa y el futuro modelo. Si bien a mediados del pasado mes de diciembre anunció un acuerdo con Ciudadanos para que el futuro sistema dejase como privada la limpieza viaria y como pública la recogida de basuras, De la Torre deja entrever ciertas dudas. Un detalle nada baladí si se tiene en cuenta que en los últimos meses se mostró claramente partidario de apostar por una municipalización plena de la nueva Limasa.

De hecho, hoy por hoy el trabajo que debe permitir poner las bases de la futuro empresa de limpieza sigue sin avanzar al ritmo necesario. Un hecho que pone en duda la posibilidad de que el concurso público para contratar a una empresa privada para la limpieza de las calles tenga lugar con seguridad antes del final del mandato; una demora que afecta en la misma medida a la parte que, a priori, se pretende municipalizar. "Estamos poniendo el acento en que la Limasa actual funcione lo mejor posible, incorporando la maquinaria necesaria, y en esa línea iremos trabajando. Y luego iremos viendo como trabajamos en el modelo híbrido o cualquier otra reflexión", dijo.

Sobre ello, desde el Ayuntamiento precisaron que el objetivo marcado pasa por, antes de afrontar estas dos tramitaciones, cerrar la compra de maquinaria para la actual Limasa, "que será heredada por la nueva", y que se valora en unos 12 millones de euros (a pagar en cuatro años). Desde el pedido hasta la disposición de esa maquinaria pueden pasar unos ocho meses. "El siguiente paso será la creación de la empresa pública para a recogida, que tendrá que estar dotada de sus estatutos, del consejo de administración... y elaborar el pliego de condiciones de la parte privada", indicó el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez. Con todo, el objetivo es "tener licitada y publicada la parte privada antes de las elecciones", mientras en el caso se la sección pública se quiere dotarla de algún presupuesto para 2019 con el fin de poder hacer una renovación integral de las rutas de recogida.

Guadalmedina

Las menciones que el regidor hace sobre el Guadalmedina tiene un rango especial. Tanto lo que resta de mandato como el ejercicio siguiente, en caso de recibir el apoyo suficiente, serán periodos clave para que la transformación del río a su paso por la ciudad reciban el impulso necesario. El interrogante es si ello ocurrirá con la ambición pretendida por el alcalde, que, tras asumir la imposibilidad de apostar por un embovedado extenso, quiere al menos tener la posibilidad de cierres parciales de encauzamiento con el fin de ganar grandes superficie que conecten las dos márgenes.

Una tarea que, de inicio, puede toparse, de nuevo, con la Junta y su exigencia de que no se disminuya un ápice la capacidad del río para trasladar un caudal mínimo de 600 metros cúbicos por segundo. Sea como fuere, cualquier intervención de cierto calado sobre este espacio, más allá de la construcción de un carril bici en la parte alta, necesitará de la colaboración entre distintas administraciones dado el coste económico que, presumiblemente, tendrá.

HOTEL PUERTO

El hotel de 135 metros en el puerto debe completar su tramitación urbanística a lo largo de este ejercicio. La posición de De la Torre, así como del PSOE y de Ciudadanos, es plenamente favorable a la construcción de la torre impulsada por un fondo de inversión catarí. La aspiración del regidor por que el terreno ganado al mar en la zona portuaria acabe luciendo un hotel de esta envergadura queda, no obstante, sometida a otras variantes que escapan al ámbito municipal. Y en el supuesto de que se diesen todos los parabienes, parece complicado pensar en un arranque de las obras antes de las elecciones del año que viene. En ese supuesto sí debería ser una realidad en el mandato próximo.

BENÍTEZ-ASTORIA

En la parte de inversiones municipales, la transformación de los terrenos del antiguo Campamento Benítez en parque (aún pendiente de avanzar en su tramitación final) y de la Alameda Principal en un eje con prioridad peatonal, se asoman como referentes del mandato actual y del arranque del que viene. El Astoria, uno de los borrones de la larga gestión de De la Torre, debe empezar a curarse de la mano de una iniciativa privada dispuesta a invertir del orden de 20 millones de euros en la construcción de un nuevo inmueble, que dará cabida a un equipamiento cultural y gastronómico.

REPSOL-LA TÉRMICA

Los años venideros también se antojan claves en la puesta en marcha de dos de las grandes operaciones urbanísticas de la capital, ambas afectadas de lleno por la crisis económica. De un lado, la parcela sobre la que se levantaron los antiguos depósitos de Repsol está pendiente ahora de los estudios medioambientales necesarios para determinar la envergadura de la fase de descontaminación a la que tendrá que ser sometida antes de avanzar en el diseño y ejecución de un gran parte. Esta zona verde será la avanzadilla del resto del complejo, que, al menos sobre el plano, mantiene la previsión de 1.332 viviendas, de las cuales 399 serán de protección oficial.

El otro proyecto en el que, como ocurre con Repsol, el Ayuntamiento está directamente implicado por ser copropietario del sector, es Térmica. El mismo acaba de ser parcialmente adquirido por el fondo de inversión Ginkgo, que se ha hecho con el paquete de aprovechamientos hasta hace unos meses en manos de Endesa, principalmente. Ahora resta por determinar el calendario que permitirá diseñar el desarrollo de uno de los terrenos más privilegiados de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios