Málaga es la provincia andaluza con más testamentos para una muerte digna

  • Unos 4.000 malagueños han cumplido este trámite ante la Delegación de Salud

Es importante cómo se vive, pero también cómo se muere. Por eso, cerca de 4.000 malagueños han formalizado en los últimos cinco años su testamento vital, un documento que se tramita en la Delegación de Salud y en el que las personas comunican qué asistencia sanitaria quieren recibir para tener una muerte digna.

Málaga es la provincia andaluza en la que más voluntades vitales anticipadas se han formulado. En total, desde mayo de 2004 en que se creó el registro, se han apuntado 3.972 usuarios; una cifra que supera con creces a Sevilla (2.769), Granada (2.392) o Cádiz (1.837), donde mayor repercusión ha tenido esta iniciativa.

La legislación que regula el testamento vital en Andalucía es una de las más avanzadas de España. El Registro de Voluntades Vitales Anticipadas autonómico no requiere de notarios y es gratuito. Basta con llamar a Salud Responde -al mismo número que se emplea para pedir cita telefónica con el médico de cabecera-, pedir día y hora y cumplir con el trámite preceptivo. La decisión que exprese el ciudadano sobre su propia muerte prevalece sobre la opinión de médicos y familiares, siempre que no vulnere el ordenamiento jurídico en vigor.

Tras el caso de Eluana - la joven italiana que murió el lunes después de 17 años en coma vegetativo- el testamento vital vuelve a estar de actualidad. Ayer, un neurólogo aseguraba que en Málaga no se han dado situaciones de ese tipo porque los profesionales nunca extreman las medidas terapeúticas. "Además, los enfermos te dicen hasta donde quieren llegar", acotaba.

En Cudeca -una organización dedicada a la atención de enfermos terminales- se apuntaba que hay pacientes que piden la eutanasia, pero una vez que se le administran cuidados paliativos y se les quita la asfixia y el dolor, no vuelven a solicitarla.

Los oncólogos tampoco tienen conocimiento de enfermos que en Málaga hayan pedido la eutanasia. "Al contrario, la gente se aferra a la vida y quiere seguirse tratando", apuntaba un especialista que lo atribuía al enfoque cultural de la muerte que hay en España y que difiere del de los países anglosajones o escandinavos. En la Delegación de Salud -donde se tramita el testamento vital-, explicaron que la amplísima mayoría de las personas apuntadas están sanas, "aunque han hecho ese trámite en prevención, para tener una muerte digna el día que les toque".

3.972

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios