Málaga quiere prohibir por 'ley' la publicidad "vejatoria" contra la mujer

  • También impedirá la que promueva "el consumo de prostitución o la explotación sexual"

Imagen publicitaria de la compañía aérea de Ryanair de 2014. Imagen publicitaria de la compañía aérea de Ryanair de 2014.

Imagen publicitaria de la compañía aérea de Ryanair de 2014.

El Ayuntamiento de Málaga abre el camino para poner coto y prohibir toda publicidad que sea "vejatoria" contra la mujer o cualquier persona, así como aquella que "promueva cualquier tipo de violencia, el consumo de prostitución o la explotación sexual". Para ello, acaba de abrir a consultas ciudadanas la modificación de la ordenanza que regula la convivencia ciudadana y la protección del espacio urbano. Norma que se viene aplicando desde hace años y que impide la realización de botellón o la realización de grafitis sin autorización para ello, entre otras conductas.

El paso dado por el Consistorio supone la propuesta de modificación del texto actual, incorporando a todos los objetivos ya conocidos la necesidad de "regular" la publicidad en la ciudad "en todos aquellos aspectos que pudiesen tener incidencia sobre la convivencia ciudadana, preservando los espacios públicos como lugares de convivencia, civismo e igualdad". Con ello, lo que se pretende es "evitar aquella publicidad que atente contra la dignidad de la persona o vulnere los valores y derechos reconocidos en la Constitución, especialmente los referentes al de igualdad y no discriminación, al honor, la intimidad personal y familiar y a la propia imagen".

En estos términos se refleja en el borrador de modificación de la ordenanza, al que tuvo acceso este periódico, y en el que se establecen los mecanismos para impedir cualquier tipo de publicidad que pueda fomentar una imagen "discriminatoria o vejatoria" de las personas en general, "y en particular de las mujeres, siempre que por sus características excesivas se entienda que perturba la convivencia ciudadana".

Por ello, como elemento añadido a la norma municipal, la intención del Ayuntamiento es la de prohibir la publicidad "que presente a las mujeres o a cualquier persona de forma vejatoria, utilizando el cuerpo o parte del mismo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende publicitar".

A este primer elemento se añade la prohibición para la "colocación, reparto, divulgación o difusión de publicidad que promueva cualquier tipo de violencia, el consumo de prostitución o la explotación sexual".

Todas estas conductas tendrán la consideración, en el marco del régimen sancionador, de faltas leves, pudiendo ser penalizadas con multas de hasta 750 euros. No obstante, el propio documento fija la posibilidad de incrementar la gravedad de penalización a entre 750 euros y 1.500 euros cuando se trate de publicidad que fomente el consumo de prostitución y explotación sexual y la misma sea divulgada o colocada en lugares con gran afluencia de público, y alrededores de los mismos, al menos 500 metros; en espacios de centros docentes y educativos, y otros espacios con afluencia de público infantil y/o juvenil y alrededores del mismo al menos 500 metros; en lugares cercanos a vías de circulación de vehículos, o por la reiteración de una infracción leve.

De otro lado, la propuesta de modificación de la Ordenanza de Convivencia apostilla que cuando se tenga conocimiento de la publicidad descrita los/as agentes de la autoridad "retirarán e intervendrán cautelarmente los materiales, el género o los medios empleados en la comisión de las infracciones tipificadas en el mismo". Añadiendo que los gastos causados por la retirada de estos elementos serán asumidos por el causante de las circunstancias.

Conforme a la propuesta municipal no tendrían cabida en las calles de la urbe campañas como la que hace apenas unos meses generó una importante polémica, con la colocación de un cartel de una mujer desnuda y el mensaje "Cómeme er higo", sin que se conociese ni el origen ni el objeto de la misma. Otro tanto podría ocurrir con la acción publicitaria de Ryanair de utilizar azafatas en biquini para promocionar la venta de su calendario. La campaña de 2013 fue tachada de "sexista" por la Audiencia de Málaga, quien a principios de año confirmó la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 2 que consideró "ilícita y desleal" la publicidad realizada por esta compañía, al considerar que "utiliza a la mujer como objeto de reclamo con una clara connotación sexual, discriminatoria y vejatoria". Ryanair repitió la iniciativa al año siguiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios