Málaga se quitará el corsé económico este año, con 440 millones de deuda

  • La cifra contrasta con el pico histórico de 755 millones de 2011

  • La finalización del plan de ajuste estaba prevista para 2020

El concejal de Economía y el alcalde de Málaga, ayer, en conferencia de prensa. El concejal de Economía y el alcalde de Málaga, ayer, en conferencia de prensa.

El concejal de Economía y el alcalde de Málaga, ayer, en conferencia de prensa. / M. H.

El plan de ajuste económico al que se sometió el Ayuntamiento de Málaga a finales de 2012 toca a su fin. La política de restricción en el gasto que viene aplicando el equipo de gobierno del PP, que se ha dejado notar de manera especial en una bolsa mínima de inversiones, va a permitir al Consistorio abandonar esta etapa de carestía a finales del presente ejercicio, dos años antes de lo inicialmente previsto. Y ello después de haber rebajado de manera ostensible la deuda acumulada con las entidades financieras, que quedará en unos 440 millones de euros a 31 de diciembre próximo, frente a los 755 millones que pesaban como una losa sobre la estabilidad presupuestaria municipal en 2011.

La "buena noticia" fue dada a conocer ayer por el alcalde, Francisco de la Torre, quien puso el acento en que la eliminación del corsé impuesto en su momento por el Gobierno central permitirá que el porcentaje de endeudamiento esté por debajo del 75%. En buena medida, esta reducción ha sido posible tras la utilización del remanente acumulado año a año para el pago de la deuda. "Somos la segunda gran ciudad de España con menor deuda", apuntó el regidor para enfatizar la envergadura de lo conseguido en estos años, enfatizando que la mejora se ha realizado con una política fiscal moderada y manteniendo el pago a proveedores. "Hemos hecho posible una especie de cuadratura del círculo", dijo, al tiempo que insistió en que la imagen del Consistorio ante las empresas es "seria y sólida". "Podemos decir a boca llena que de las capitales de provincia puede haber una con un IBI equivalente al nuestro", insistió, recordando que a pesar de esta contención se han podido poner en marcha el Centro Pompidou y el Museo Ruso.

De la Torre enfatiza la "seria y sólida" imagen que las empresas tienen del Ayuntamiento

Con todo, la realidad es que superar el efecto del plan de ajuste no va a traer consigo una liberación total en las posibilidades inversoras municipales. Algo que reconoció el propio De la Torre al recordar la necesidad de respetar el techo de gasto fijado por el Gobierno, equilibrando los capítulos de gasto con el de ingresos.

Es decir, tal y como explicó el alcalde, para poder disponer de grandes partidas para inversión tendrían que justificarse con un aumento de los impuestos (algo que no forma parte de la hoja de ruta del regidor) o la disposición de otros fondos. Preguntado sobre si el tiempo de las grandes inversiones municipales ha finalizado, vino a admitir esta realidad salvo que el Ayuntamiento tenga la posibilidad, hasta ahora no recogida, de utilizar fondos europeos. Sobre este particular, como viene señalando desde hace años, recordó el comportamiento de la Junta de Andalucía en 2007, cuando eludió la demanda del Consistorio para que destinase dinero para financiar proyectos valorados en unos 750 millones de euros.

La otra opción alternativa pasa por "administrar bien" los convenios urbanísticos que se firmaron al albur del nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU). Las promotoras de las tres grandes operaciones contempladas (Martiricos, La Térmica y Repsol), incapaces de hacer frente a los compromisos económicos pactados con el Consistorio (valorados en unos 140 millones de euros) acabaron por pactar cambios sustanciales en las condiciones de pago. Donde iba a haber euros a ingresar en las arcas municipales ha pasado a haber aprovechamientos urbanísticos en La Térmica y Repsol y compensación en forma de obras en Martiricos. Unos aprovechamientos que a medio plazo el Ayuntamiento tratará de monetarizar con su venta en subasta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios