Unidos contra el terror

  • Málaga se une al dolor de Cataluña y traslada su solidaridad y condolencias a las víctimas del atentado

Justo al mediodía de ayer se hizo el silencio a las puertas de los ayuntamientos de la provincia de Málaga. Durante cinco minutos, según lo establecido por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), todas las corporaciones callaron para manifestar su dolor por las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils. A este gesto también se sumaron otras administraciones e instituciones. En espacios como el Museo Picasso Málaga, en la Diputación de Málaga o en otros lugares de la provincia malagueña también se expresaron el dolor, el enfado y la consternación.

En la capital, el silencio estuvo acompañado por la pieza El cant dels ocells (El canto de los pájaros), una canción popular catalana que representa un canto a la paz y la libertad, interpretada por el violín de Pau Casals. En la calle Larios se reunieron más de 300 personas que de manera espontánea quisieron unirse a este gesto. Algunos portando carteles que pedían la paz y la democracia ante el terror. Y en las escalinatas que llevan hasta el Consistorio se concentraron representantes de casi todas las administraciones y partidos políticos.

Al terminar los minutos de silencio, los presentes continuaron con un largo y potente aplauso, mientras los gestos de muchos mostraban verdadera emoción. Entre los representantes políticos que asistieron, se encontraban el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones; el delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo; el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente del PP en Andalucía, Juan Manuel Moreno; el coordinador general de IULV-A, Antonio Maíllo; el parlamentario andaluz por Ciudadanos, Carlos Hernández; el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Daniel Pérez, y el imán de la mezquita de Málaga, Cheij Omar El Farouk.

"Hoy [por ayer] todos somos Barcelona, todos somos barceloneses" manifestó De la Torre, a modo de identificarse con aquellos que están viviendo en primera persona las consecuencias del atentado. Además, tuvo palabras de agradecimiento para las más de 300 personas que se unieron a su silencio.Ahora, el objetivo es "demostrar que el miedo no se va a imponer en la sociedad española ni en el mundo" como dijo Briones, e insistió en que Málaga tiene unas medidas de seguridad establecidas confeccionadas bajo "todo lo que se puede hacer y más".

La petición de unidad de todos los partidos, administraciones y ciudadanos fue algo de lo más repetido entre los representantes presentes. El delegado del Gobierno andaluz alegó que es deber ahora mismo colaborar par a "desterrar el terrorismo definitivamente de nuestras vidas".

Por su parte, Moreno declaró su confianza en que la sociedad española está "dispuesta" a combatir y a ganar al terrorismo de manera democrática advirtiendo a quienes pretenden causar el terror de que "no van a vencernos nunca, que este país no dobla nunca la rodilla".

Maíllo también se sintió orgullo de la manera de actuar que ha tenido el pueblo, actuando de una manera "que demuestra que no va a vencer el odio que pretende que nos sintamos vencidos por él". A la unión también se refirió Hernández White. que dijo que ante un acto de este tipo "sólo cabe una palabra: unión de todos los grupos y partidos políticos y sociedad contra el terrorismo".

El portavoz del PSOE, Daniel Pérez, también mostró su repulsa aportando que "el miedo y el terror no pueden acabar con el sistema democrático que tiene este país; todos los demócratas tenemos que estar unidos ante una situación tan lamentable". También se unió la Catedral. A mediodía doblaron las campanas en señal de duelo y se ofreció la misa en memoria de las víctimas, con una oración especial por quienes sufren por los atentados, con una Eucaristía realizada por el obispo, Jesús Catalá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios