Málaga tendrá este año una subsede del centro puntero en investigación del cáncer

  • El proyecto se centrará en los tumores de vejiga, riñón y próstata

  • La Diputación entregó ayer a Salud el edificio ubicado en el Civil

El empeño de muchos profesionales, la colaboración institucional y la tenacidad de Emilio Alba han fructificado para que Málaga tenga a lo largo de este año una subsede del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el más importante de España y un referente internacional. Ayer, la Diputación entregó a la Junta el edificio de la Escuela de Enfermería, en el Hospital Civil, para su puesta en marcha. Alba, jefe de Oncología Médica de los hospitales Regional y Clínico e impulsor del proyecto, estimó que podría comenzar a funcionar en "tres o cuatro meses".

El centro se dedicará a la investigación de tumores de vejiga, riñón y próstata, pero está abierto a ampliarse a otros como el cáncer de mama. La Diputación cede las instalaciones por 25 años. Al entregar las llaves del edificio, el presidente de la institución supramunicipal, Elías Bendodo, dijo que se trataba del "acto más importante" de sus siete años de gobierno. Tras manifestar que contribuirá a "potenciar el talento y la investigación", mostró su confianza en que sea equipado en breve" por la Administración autonómica.

Las llaves fueron recibidas por la viceconsejera de Salud, María Isabel Baena, que aceptó el edificio con entusiasmo. "Ahora nos toca llenarlo de equipamiento, personal e investigadores", sostuvo. La representante de la Junta apuntó que un sistema sanitario que quiere ser competitivo tiene que apostar por la investigación. "Nuestro objetivo es estimular a los investigadores y generar conocimiento para resolver los problemas de salud. Y el reto es que Málaga pueda ser referente en el ámbito de la investigación oncológica", añadió.

Y esa es la meta de los profesionales que han luchado porque salga adelante. El centro es la primera y, de momento, la única subsede del CNIO fuera de la comunidad de Madrid. El gerente de esta institución, Juan Arroyo, instó a los investigadores a tener "la misma ilusión que el doctor Alba para llenarlo de contenido". Porque recordó que el edificio "es sólo el cascarón" y que "ahora hay que atraer talento". Tras agradecer a las instituciones y profesionales que han apoyado la iniciativa, Alba señaló: "Tanto que se habla del cambio del modelo productivo, este es el cambio de modelo productivo, que aparte de mejorar la vida de las personas, mejora la situación de Málaga. Le veo mucha ganancia a un proyecto de este tipo. Pero esto es el cascarón y ahora hay que llenarlo".

La gestión del centro corresponderá a la Fundación para la Investigación en Málaga (Fimabis) y el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima). Sus contenidos estarán marcados por la Unidad de Investigación de Tumores Genitourinarios, pionera en Andalucía y dirigida por Alba y David Olmos, investigador del CNIO. El convenio entre este organismo y el Ibima para que esta ciudad sea su subsede fue firmado en 2014. Al año, en la provincia se registran unos 1.200 casos de tumores genitourinarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios