Málaga triplica su deuda pero la inversión vuelve a cifras de 2001

  • El Consistorio adeuda a los bancos 719 millones de euros pese a que el gasto previsto para este año es similar al que se presupuestó en 2001 · Los créditos a largo plazo representan el 115% de los ingresos

Comentarios 4

El Ayuntamiento de Málaga le debe 719 millones a los bancos. La deuda municipal se ha triplicado desde 2001, pese a que los ingresos corrientes sólo han crecido un 66% y las inversiones previstas para este ejercicio son casi idénticas a las de nueve años antes. En 2001 las arcas municipales adeudaban 237 millones a las entidades financieras, frente a los 719 millones de este año; ingresaban 379 millones, cuando ahora los ingresos corrientes presupuestados se elevan a 629 millones, y se comprometió a invertir 142 millones, sólo nueve millones menos de los apalabrados para este ejercicio.

En la actualidad los créditos a largo plazo representan el 114% de los ingresos corrientes (impuestos, tasas y transferencias de otras administraciones). En 2001, en cambio, la deuda bancaria suponía el 62% de los ingresos. Con estos datos en la mano, Málaga, definitivamente, no podrá acudir de nuevo al endeudamiento en 2011 si el Gobierno central se mantiene en sus trece y prohíbe la financiación bancaria a todas aquellas administraciones locales cuya deuda rebase el 75% de los ingresos corrientes.

El catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga, actual miembro de la ejecutiva regional del PSOE y concejal socialista en el Ayuntamiento de Málaga entre 1999 y 2004, José Sánchez Maldonado, interpreta este panorama económico como el resultado de "una gestión marcada por el derroche", en la que todo el peso ha gravitado sobre la deuda, "trasladando el coste de los servicios públicos a las generaciones futuras". En su opinión estas reglas de juego sólo fueron sostenibles "mientras se mantuvieron muy altos los ingresos inmobiliarios", pero ni un día más.

Entre las capitales de provincia de más de 500.000 habitantes Málaga era a marzo de 2010, según el Banco de España, la segunda ciudad con mayor deuda per cápita, con una tasa de 1.267 euros por habitante. "Sólo nos supera Madrid, pero allí, al menos, las inversiones se ven. Aquí, en cambio, dónde están?". Para el grupo municipal socialista el escenario puede incluso ir a peor y alcanzar hasta el 130% del ingreso corriente.

La concejal de Economía del Ayuntamiento de Málaga, Carolina España, se empleó ayer a fondo en aclarar cuál es la situación de las cuentas. En primer lugar precisó que los datos que utiliza el Banco de España para analizar la deuda de las corporaciones locales no son homogéneos. Advierte que los 719 millones que a septiembre de 2010 adeuda el Ayuntamiento incluyen los préstamos para promover viviendas públicas porque en Málaga esta actividad se realiza a través de un organismo municipal (el Instituto Municipal de la Vivienda) mientras que salvo contadas excepciones en todas las demás administraciones locales la promoción residencial se realiza a través de sociedades anónimas. Además se trata de dinero que el Ayuntamiento pide a los bancos pero una vez que los pisos son vendidos los compradores se subrogan los créditos y se encargan de devolverlos.

Por tanto, si se resta el dinero destinado a la viviendas, "la deuda es de 547 millones". Aún así supondría el 87% de los ingresos corrientes muy por encima del 75% de endeudamiento que exige el Gobierno para abrir la espita de la financiación bancaria en 2011. En cualquier caso, Carolina España entiende que el nivel de deuda sobre ingresos corrientes no es ni de lejos un síntoma inequívoco para demostrar la buena o mala salud económica: "Hay ayuntamientos como Estepona o Manilva que según ese parámetro podrían acudir a la financiación bancaria, y, sin embargo, tienen serias dificultades para pagar a sus proveedores, a la Seguridad Social y hasta para hacer frente a las nóminas". Añade también casos como el del Ayuntamiento de Sevilla, que formalmente podrá aumentar su deuda en 2011 pese a que cerró 2009 con un déficit de 30 millones de euros.

"Puede darse el caso de municipios con un nivel de endeudamiento inferior al 75% a los que ningún banco quiera darles dinero porque no tienen recursos para devolverlo". En cambio, Málaga "está al día en sus pagos y tiene una tesorería saneada". Incluso subraya que los 163 millones que debía el Ayuntamiento de Málaga en 1995, cuando el PP llegó al gobierno local, suponían para el municipio tener que destinar el 26% de su presupuesto global de ingresos a devolver capital e intereses. Ahora, en cambio, "sólo se emplea el 7%" de esos recursos en afrontar el pago de los 719 millones.

Para Carolina España el último anuncio del Gobierno es simplemente "una metedura más de pata" que forma parte de una serie de decisiones con marcha atrás adoptadas en los últimos tiempos: "El límite de endeudamiento estaba en el 110%. En enero se subió al 125% y ahora se baja al 75%". "Es una medida de cara a la galería que en vez de resolver definitivamente la financiación local beneficiará a pocos ayuntamientos, a pesar de que en tiempos de crisis es conveniente que las administraciones se endeuden porque son las únicas que tienen la posibilidad de tirar del carro cuando las empresas no pueden hacerlo".

El catedrático de Hacienda Pública coincide con la concejal de Economía en que la medida se debió dejar clara desde el primer momento, pero defiende su oportunidad "porque el 80% de los ayuntamientos tienen una deuda financiera razonable porque no se han dedicado los últimos años a disparar con pólvora del rey".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios