Maniatan, hieren y golpean a la dueña de una joyería para robarle

  • Los hechos ocurrieron ayer por la mañana cuando la mujer se disponía a abrir la tienda en la zona de Cruz de Humilladero · Los comerciantes piden más eficacia en la vigilancia

Comentarios 1

Amordazada, atada de pies y manos, con una bolsa en la cabeza, con mechones de pelo quemados, golpeada y con cortes en los brazos. Así se encontraron otros comerciantes a Inmaculada Núñez, la propietaria de una joyería de la zona de Cruz de Humilladero, cuando sospecharon que podía estar en apuros y acudieron a su tienda. Un hombre y una mujer le robaron ayer por la mañana minutos antes de que abriera el negocio. Los ladrones se llevaron dinero y joyas. "Si tardamos cinco minutos más, encontramos un cadáver porque se asfixia", comentó uno de los comerciantes vecinos.

Como muchos otros días, sobre las 9:30, Inma se disponía a abrir su local de la calle Antonio Martelo. Le dijo a otra compañera de la tienda que fuera reservando mesa en un bar cercano para desayunar. De pronto, la alarma comenzó a sonar en la central. Saltaron las alertas y nadie lograba comunicarse con ella. Así que los comerciantes vecinos acudieron a la joyería para ver qué le ocurría. Ya le habían robado.

"Le dio un ataque de ansiedad porque se han ensañado con ella. Los ladrones le dieron unas pastillas, le insultaron, la golpearon, le quemaron el pelo con un mechero y le han hecho cortes en los brazos con una especie de cúter", relataba ayer una de las comerciantes que acudieron en su ayuda.

Pese a que era agredida, Inma se las apañó para dar la señal de alarma a la central. Fue eso lo que alertó rápidamente a los comerciantes de la zona y lo que la salvó.

Justamente ayer tenía previsto depositar en el banco el dinero que guardaba en la caja fuerte y que era producto de las ventas de las vísperas del Día de los Enamorados. "El trabajo del viernes y el sábado -unos 4.000 euros- ha volado", resumía con impotencia el marido y copropietario de la joyería, José Luis Caballero. Los ladrones sabían lo que robaban. Además del dinero, se llevaron bandejas de oro. Los artículos de plata y bisutería los dejaron en su sitio.

Además de la Policía Nacional, al lugar acudió una ambulancia para atender de urgencia a la mujer. No obstante, después fue trasladada al Hospital Carlos Haya.

"El cuello, como le pusieron la bolsa con un precinto, lo tenía todo señalado", apuntó otra testigo a las puertas del local, mientras dentro la Policía Científica buscaba pistas para identificar a los delincuentes. Según el testimonio de la dueña de la joyería, fueron un hombre y una mujer, extranjeros. Después de abandonar el Carlos Haya, a última hora de la mañana, acudió a la Comisaría Provincial a interponer la correspondiente denuncia y aportó la descripción de los ladrones.

La gerente de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Cruz de Humilladero, Elvira de la Torre, informó de que el jueves pasado mantuvieron una reunión con representantes de la Policía Nacional, de la Local y del Ayuntamiento para pedirles medidas que pongan freno a la oleada de robos que sufre la barriada. "Queremos agotar la vía del diálogo antes de tomar otras medidas. Pedimos efectividad, que los delincuentes se den cuenta de que aquí lo tienen más difícil. Esperamos no tener que llegar a manifestarnos de otra forma", advirtió.

De la Torre reconoció que algo se ha reforzado la vigilancia. Pero no parece ser suficiente, ya que al robo de ayer se suma otro perpetrado el viernes. Los vecinos se quejan de las multas por mal aparcamiento de la Policía Local. "A mí me han multado seis veces porque con la obra del Metro no hay donde aparcar. Sin embargo, los robos siguen. A mí también me han robado. Hoy se han ensañado con Inma. ¿Qué esperan, que maten a alguien?", se quejaba Vanessa Bueno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios