El ex asesor de Marbella enseña a leer y da clases de cultura general a los presos

  • Roca es muy creyente, asiste a misa todos los domingos y anima constantemente a su familia

La "mala imagen" que se ha extendido sobre Juan Antonio Roca es "ficticia". Lo asegura una de sus abogadas, Emilia Zaballos Pulido, encargada de dirigir el medio centenar de querellas por injurias y calumnias presentadas por el presunto cerebro del caso Malaya desde que fue detenido en marzo de 2006 y su vida comenzó a propagarse por tierra, mar y aire. Es un hombre tremendamente familiar y muy unido a su esposa e hijos. Tiene una relación "extraordinaria" con los funcionarios y presos de la cárcel de Albolote (Granada), donde según ella está dejando huella y ha organizado dos grupos de trabajo: en uno enseña a leer y a escribir y en otro da clases de cultura general.

"También ayuda a los internos a preparar sus declaraciones cuando lo necesitan", explica Zaballos Pulido. Define a su cliente como una persona inteligente, culta y preparada, alejado del Roca frío y calculador que transmite el extenso sumario del caso Malaya. Es muy creyente y asiste todos los domingos a la misa que se oficia en el centro penitenciario. Es él quien anima e inyecta optimismo a su familia, no al contrario, y los vis a vis que puede compartir en solitario con su mujer los extiende también a sus hijos para estar cerca de ellos.

El ex asesor de Marbella ingresó en prisión preventiva por orden del juez Miguel Ángel Torres el 31 de marzo de 2006, dos días después de ser detenido. Primero estuvo recluido en la prisión provincial de Alhaurín de la Torre, periodo que coincidió con la fiebre informativa por el caso que terminó con la disolución del Ayuntamiento de Marbella. Hace más de un año fue trasladado a la prisión de Albolote, poco después de que un grupo de presos captara y lograra difundir unas imágenes suyas jugando al dominó con otros reclusos. Otro vídeo que estuvo en el punto de mira fue el de un preso confundido con Julián Muñoz que también fue divulgado. El ex alcalde de Marbella fue trasladado poco después al centro penitenciario de Jaén, donde ahora mismo cumple condena por dos delitos urbanísticos.

Roca conoce el sumario del que es el principal protagonista "al pie de la letra", según su abogada. Es fácil presuponerle un hondo conocimiento del caso en el que está procesado junto a otras 85 personas. Hace un par de meses, en su primer juicio por delito urbanístico, pasó toda la vista con un cuaderno en la mano en el que no paró de hacer anotaciones. Dio instrucciones a sus abogados y no perdió detalle de ningún testimonio. El ex asesor, al final, salió airoso de su primera cita judicial por atentar contra el territorio en Marbella porque las acusaciones particulares retiraron los cargos contra él.

Lo que más le duele a Roca de todo lo que se ha dicho y publicado sobre él son las "mentiras" que han ayudado a fomentar un "juicio paralelo" en la calle, sobre todo los comentarios de los programas del corazón, los chismes no contrastados, aclara la abogada. Está convencido de que eso está condicionando y retrasando su puesta en libertad. Zaballos insiste en su idea de que está dispuesto a responder "de todo lo que haya podido hacer mal", eso sí, debidamente acreditado y sin asumir responsabilidades ajenas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios