Las dos Marbellas

  • El municipio marbellí es punto obligado para millonarios, pero también ha crecido el número de turistas borrachos por Puerto Banús

Los vecinos de la urbanización Mirador del Rodeo descansan tranquilos tras varios años de lucha por la actividad del hotel Sisu. Hace apenas una semana que el Ayuntamiento de Marbella, a través de la delegación de Industria, abría un expediente sancionador y ordenaba el cese de la actividad musical del establecimiento tras detectar varios incumplimientos de las condiciones bajo las que se le otorgó ese permiso. Además, acumulaba hasta 700 denuncias de los vecinos por exceso de ruido, quienes piden más: que no sea solo una medida cautelar y que se le prohíba tener apartamentos en la propia urbanización que usan para ampliar su oferta de plazas, con todo lo que eso conlleva.

En sus fiestas participaban principalmente turistas de alto poder económico con ganas de pasarlo bien. Marbella como destino preferido de las grandes fortunas no es ningún secreto, pero en la ciudad en la que se realizan el 30% de las compras de lujo de toda España también ha cobrado protagonismo el turismo de borrachera, amenazando su prestigio. Buena cuenta de ello es el comportamiento de muchos de estos visitantes, en su mayoría británicos. Jóvenes que se pasean en ropa de baño o semidesnudos y en notorio estado de embriaguez a plena luz del día por el entorno de Puerto Banús, donde se encuentran algunas de las principales marcas de lujo en la ciudad, que ya amenazan con abandonar la zona. Algunos de los empresarios reconocen que "no se pueden consentir" escenas vividas este verano, como el que orinaran en la puerta de una de las principales joyerías de la ciudad; otros prefieren no hablar del tema, aunque piden que se pongan medidas en marcha. "Puerto Banús ha sufrido una degradación preocupante en los últimos años y tenemos que actuar cuanto antes", expresa uno de los comerciantes. "Es como si hubiera dos Marbellas que intentaran convivir, la del lujo y la de ese otro tipo de turismo que no hace sino perjudicar al primero y eso no se puede consentir", agrega otro.

La preocupación entre el sector ha motivado la recogida de firmas a través de la plataforma Change.org. Bajo el lema No más turismo basura, los residentes recogen rúbricas (ya son 3.199 firmantes), para pedir al Ayuntamiento que adopte las medidas necesarias para proteger el municipio de "especuladores nacionales y/o extranjeros". "Lo que estamos viviendo ahora no lo he visto en los 22 años que llevo ubicada en el puerto", dice una de las empresarias.

La corporación municipal trabaja ya en la modificación de una ordenanza para poder sancionar si no se cumple la orden de ir vestido en lugares públicos. También se ha iniciado ya la revisión de licencias de establecimientos de ocio, como ha sido el caso de la retirada de la licencia de música del hotel Sisu. "Eran de sobra conocidas las quejas de los vecinos relacionadas con la autorización de las actividades musicales de este establecimiento y lo que ha hecho el Ayuntamiento a la llegada del nuevo equipo de Gobierno ha sido sencillamente revisar los registros del controlador acústico instalado en el local", recordó el portavoz municipal, Félix Romero, quien avanzó que la alcaldesa, Ángeles Muñoz, ya ha trasladado al Gobierno central la propuesta para que Marbella sea sede permanente de un foro internacional sobre turismo de calidad, una iniciativa que también abordará la próxima semana con la secretaría de Estado de Turismo, Matilde Asián. "Marbella puede sentirse muy satisfecha de tener un sector que representa a un turismo de calidad, un segmento donde somos muy competitivos y creo que el apoyo que se haga desde el Ayuntamiento irá en beneficio del sector, de la empresa y de la imagen de la ciudad", comentó durante el Foro de Innovación y Promoción Turística, tras lo que añadió que "estamos en un país que es líder de turismo y creemos que Marbella puede ser la imagen que utilice el propio ministerio para dar a conocer nuestra oferta en este sector".

También se han puesto en marcha medidas relacionadas con la limpieza y la seguridad con la intención de recuperar la posición de liderazgo turístico internacional de Marbella. "Nuestra labor no puede centrarse en el pasado, salvo para corregir problemas derivados de la anterior gestión. Tenemos el reto presente y futuro de trabajar por los vecinos de Marbella y San Pedro Alcántara y por los turistas que eligen nuestra ciudad como destino, que son miles", concluyó Romero.

La presidenta de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo de Marbella, Carola Herrero, habla de la llegada de un turismo masificado aunque de alto poder adquisitivo. "Que el turismo ha cambiado es un hecho, ya no solo se llenan los hoteles, ahora también las viviendas turísticas, y la ciudad no está preparada para esa masificación. Es un tema que hay que empezar a acotar porque el turismo está entrando en zonas residenciales y no hay alquileres para los residentes, para profesores, policías, y la ciudad no puede prestar servicios", comenta.

Respecto al comercio, asegura que pese al incremento de visitantes en la localidad las ventas se mantienen en cifras similares a las de años anteriores. A este respecto, señala que el comercio tradicional está desapareciendo y apunta que aquellas calles que han sido recientemente peatonalizadas y remodeladas "muchos comercios se transforman en comercios turísticos de souvenir, de ropa de verano e ibicenca, mientras que el comercio tradicional y de proximidad se ha perdido completamente". En la avenida Nabeul han desaparecido una floristería, una mercería y una frutería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios