tribunales Caso Troya

Martín Serón se escuda en el honor para no dimitir

  • El alcalde de Alhaurín el Grande recurrirá la sentencia, que tilda de "desproporcionada e injusta" · Asegura que la Agencia Tributaria no ha visto "ningún indicio de ilegalidad"

Comentarios 8

Veinticuatro horas después de que la Audiencia le condenara con 200.000 euros y un año de suspensión por pedir un soborno de 112.000 euros, el alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, aseguró ayer que recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo al considerarla "injusta, desproporcionada y carente de rigor". Respaldado por todos los concejales de su equipo de gobierno, el regidor popular reconoció que el miércoles por la noche se planteó la posibilidad de dimitir para "no dañar la imagen" del pueblo, pero que el apoyo de sus concejales le hizo dar marcha atrás. "Les dije que iba a dimitir y ellos me dijeron que si me iba ellos también se iban. ¿Qué iba a hacer? ¿Dejar el gobierno en manos del PSOE y de IU? Irme sería de cobardes. Por una cuestión de honor mía y de todo mi pueblo no dimitiré".

No obstante, Serón matizó que si el Tribunal Supremo confirmara la sentencia condenatoria, aunque la suspensión de empleo no obligara a ello, se "iría" definitivamente, al igual que si la dirección provincial, regional o nacional del PP se lo solicitara: "Si la jerarquía del partido o sólo uno de mis concejales o una buena persona de Alhaurín el Grande me pidiera que me fuera, lo haría". En cuanto al contenido de la sentencia, Serón dijo que "no hay ni una sola prueba" para condenarlo, "sólo" el testimonio del empresario José Burgos El Perola, principal testigo en la trama de corrupción en la que también fue condenado el concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra. "En la sentencia queda demostrado que El Perola habla con el concejal para beneficio público y no privado", recalcó el alcalde alhaurino. En el texto, el tribunal recogía una conversación telefónica intervenida el 23 de noviembre de 2006 en la que Serón le decía a Guerra que diera instrucciones al arquitecto municipal para que le pusiera "las cosas negras" a un promotor, de modo que ellos pudieran hacerle ver "el gran favor" que le hacía el Ayuntamiento devolviéndole la licencia. "Es la palabra del concejal contra la palabra de El Perola, un mal vecino, un delincuente probado que ha estado tres años en la cárcel por obstrucción a la Justicia", dijo Serón.

En este punto, el alcalde alhaurino instó a los periodistas y a los asistentes a la Biblioteca municipal, lugar que escogió para proclamara su inocencia, a que "tuvieran mucho cuidado" con lo que hablaban por teléfono: "Tengan mucho cuidado con la Policía, con la Fiscalía y con el PSOE", llegó a decir Serón, que , pese a la condena, se siente legitimado para seguir gobernando. "No estamos conformes con la sentencia en absoluto y quiero expresar mi indignación total. La Justicia habría ganado mucho en credibilidad con la valentía de una absolución total". En la opinión del alcalde popular, en este caso ha prevalecido la presunción de culpabilidad de la Fiscalía en lugar de la presunción de inocencia de los abogados: "Eso no es bueno ni para la democracia ni para el Estado de derecho".

El alcalde aprovechó su comparecencia ante los medios de comunicación para cargar contra la Fiscalía Anticorrupción después de que por el camino se quedaran 18 acusados a los que el fiscal retiró los cargos en el último momento y 12 delitos de cohecho más que la Fiscalía imputaba a Serón y a Guerra y para los que el tribunal no ha hallado indicios suficientes. "¿Era necesario llegar a esta situación? Estamos descontentos porque el daño hecho en estos cinco años de tormento y calvario y con una instrucción lamentable sólo podía repararse con una sentencia absolutoria. Se ha demostrado que es un caso totalmente desinflado, que desde el inicio ha estado teledirigido por la Fiscalía y por el PSOE. No creo que los tres magistrados estuvieran de acuerdo y llegaran a la conclusión de que nosotros somos corruptos porque El Perola lo ha dicho".

Sobre las dudas mostradas por la Audiencia por la procedencia de sus fuentes de ingreso, Serón matizó que desconocidas no significa que fueran ilegales. "Tampoco nos han dejado demostrarlos, no se nos dejó presentar el informe del auditor y la Agencia Tributaria no ha iniciado ningún expediente hacia nosotros porque no habrá visto ningún indicio de ilegalidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios