Maskom hará una nueva sede central para duplicar su red

  • La empresa malagueña está buscando suelo · Invertirá 9 millones en dos años en la apertura y reforma de supermercados

Comentarios 12

Una nueva planta logística empieza a ser más que necesaria para la firma malagueña. Maskom posee actualmente 35 supermercados propios y 15 asociados en numerosos puntos de la capital y varios pueblos de la provincia malagueña, así como otros dos en La Roda y Sevilla capital. En los próximos cinco años, Cuberos aspira a tener entre 70 y 80 supermercados con una superficie de entre 800 y 1.300 metros cuadrados cada uno, y dar el salto a otras provincias andaluzas como Granada y Córdoba.

A corto plazo, en este año y el siguiente, Maskom prevé invertir nueve millones de euros en la construcción de dos nuevos supermercados -uno en la capital y otro en un pueblo que Cuberos prefiere no desvelar- y en la reforma de algunos de los establecimientos existentes.

Esta firma posee 450 empleados directos y 100 indirectos y aumentó su facturación el año pasado un 6% hasta alcanzar los 58 millones de euros. Teniendo en cuenta la gran competencia que existe en este sector -en el que Mercadona o Eroski copan gran parte de la provincia-, Cuberos cree que el secreto del éxito de la firma malagueña es "que somos los más económicos, como demuestra los dos últimos informes de la OCU que afirman que somos los más baratos de Málaga". El propietario de Maskom, que reconoce que ha tenido numerosas ofertas de compra por parte de otros grupos en los últimos años pero que asegura que no tiene ningún pensamiento de vender, también considera que un hecho a su favor es que "compramos todos los productos perecederos y frescos en Mercamálaga, por lo que son todos del día".

En cualquier caso, Cuberos es un especialista en el sector hostelero en Málaga. Su padre fue presidente del Mercado de Atarazanas y él trabajó desde los 16 años como charcutero, por lo que conoce el oficio. En 1978 alquiló un puesto de charcutero en un supermercado en Alameda de Colón, posteriormente puso una carnicería y, al final, compró todo el recinto. "Tuve que firmar 80 letras", recuerda entre risas.

Fue el primer Maskom y "en aquella época competíamos con el economato de la Policía Nacional". Posteriormente adquirió nuevos supermercados en varios barrios de la capital y hace dos años entró en Sevilla al comprar dos establecimientos de la cadena Champions. Ahora tiene 50 súper y grandes planes de crecimiento en época de vacas flacas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios