educación La prueba se realiza simultáneamente en 34 países y en 18 lenguas

Matemáticas de la vida cotidiana

  • Más de 3.600 alumnos de 3º y 4º de ESO participarán el 16 de marzo en el concurso internacional Matemáticas Sin Fronteras, organizado desde Málaga · Una manera atractiva de aprender

A veces las variables científicas no explican un hecho más de lo que pueda hacerlo la simple casualidad. Dos profesores de Estrasburgo fueron trasladados al Liceo Francés de Málaga y resultó que encontraron en la madre de unos alumnos la aliada perfecta para traer a España la prestigiosa competición Matemáticas Sin Fronteras, iniciada en Francia hace dos décadas. Desde el instituto Pablo Picasso se inició la participación española en este concurso que intenta presentar las matemáticas de una manera atractiva y en plena relación con los problemas de la vida cotidiana. Más de 3.600 alumnos andaluces de 3º y 4º de ESO participarán en la edición de este año.

María José Arroyo y Lidia Martos forman, junto con otras tres personas y desde que el matrimonio Avdeoud regresó a su país, el equipo español del certamen que inició aquí su andadura en 2006. El primer año tan sólo participaron seis centros, como recuerda Arroyo, directora del IES Pablo Picasso. Sin embargo, su fama se ha ido extendiendo y para la prueba del próximo 16 de marzo se han inscrito 48 centros, seis más que en 2011, y 150 grupos de Málaga y otras provincias andaluzas.

Este certamen no pretende fomentar la competencia entre estudiantes sino la participación de la clase. Por ello, el aula se organiza como los propios alumnos y docentes consideran. Tienen una hora y media para resolver entre todos el mayor número de problemas. Simultáneamente, escolares de 34 países realizarán los mismos ejercicios en 18 lenguas. Los chicos de 15 años, de 3º de la ESO, han de descifrar diez y los de 4º además de esta decena, realizarán otros tres más. Uno de los problemas está redactado en otro idioma, inglés, francés, italiano o alemán y los estudiantes han de redactar la solución en uno de ellos y con un mínimo de 30 palabras.

El equipo organizativo es el encargado de corregir las pruebas utilizando "un baremo oficial con los criterios establecidos desde la sede central del certamen, Estrasburgo", comentan Lidia Martos y María José Arroyo. Y aunque no se comparan resultados entre países por la diferencia de sistemas educativos, sí que se desprenden ganadores de la competición española. Se reparten un primer premio para tercero y otro para cuarto, dos segundos premios y cuatro terceros.

"Repartimos viajes, entradas para asistir a espectáculos, para ir al cine, salidas y comidas en restaurantes, visitas, partidos de baloncesto y otros regalos", comentan las organizadoras. La entrega de premios se hace de manera oficial con la presencia del Delegado de Educación, así como otras autoridades locales y todos los participantes obtienen su diploma. "Lo que no se hace público es el ranking, sólo se dicen los premiados, es una manera de evitar comparaciones entre los centros y el desánimo de los participantes", apuntan.

"La idea es fomentar las matemáticas, que las vean con más atractivo, de forma más lúdica, y las trabajen de otra manera", dice Lidia Martos y María José Arroyo añade que se "metieron" en esto "porque lo vimos muy interesante a nivel pedagógico". Y los alumnos destacan, según las organizadoras, lo bien que se lo pasan y lo que disfrutan con este certamen.

Señalan también estas docentes que "no siempre ganan los alumnos con mejores resultados académicos, porque hay algunos que se motivan más que otros", además "los problemas tienen mucha lógica, son atractivos y muy relacionados con el día a día". Entre los objetivos didácticos de esta prueba se encuentran, además, el fomento de la práctica de un idioma extranjero, propiciar el trabajo colaborativo y la discusión sobre los problemas y la puesta en común de estrategias de resolución y, sobre todo, "aprender a reflexionar aunque no siempre encuentren las respuestas", dicen.

Estas profesoras realizan durante el año una labor constante y altruista para implantar en España esta competición. Cuentan con el respaldo de la Junta de Andalucía y el patrocinio de Cajamar, además de otros colaboradores. Por esta dedicación que llevan con entusiasmo además de su trabajo diario, recibieron el pasado mes de diciembre un galardón al mérito educativo. "Esto ayuda a difundir un trabajo que hacemos voluntariamente y al que dedicamos mucho tiempo, acabamos una edición y enlazamos con la siguiente", reconoce Arroyo.

Una vez al año este equipo acude a la asamblea internacional. Todos los participantes se reúnen en una ciudad europea para hacer balance de las pruebas, de la participación, comparten estadísticas y comentarios de los alumnos. Esto supone un estímulo también para los propios docentes ya que "estamos en contacto con profesores de otros países, es muy enriquecedor ver cómo trabajan en toros sitios, desde el Líbano a Australia", comenta la directora del IES Pablo Picasso, preparada ya para afrontar el próximo marzo la nueva edición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios