El Materno atiende casi la mitad de partos que hace una década

  • El descenso de la natalidad y el trasvase a otros hospitales públicos y privados explica la bajada

  • Como contrapartida, aumentan las operaciones en patologías que antes se asumían por la edad

El Materno pierde partos, pero sigue estando entre los seis o siete primeros hospitales de España en número de nacimientos más complejos. Además, compensa esa bajada de actividad con una reconversión hacia la asistencia a patologías ginecológicas que hasta hace unos años la mujer asumía como propias del avance de la edad -como prolapsos o incontinencia urinaria- y que se trataban en menor proporción. Los partos han ido en constante descenso en la última década en el Materno. De 7.420 en 2007 a 4.260 en 2016. Un 43% menos. Durante ese periodo, todos los años se han ido reduciendo los nacimientos. Aunque al principio la bajada era de en torno al 7% anual y ahora se tiende casi a la estabilización con porcentajes que oscilan al año entre el 2 y el 1%. La disminución de partos se explica por el descenso de la natalidad, pero también por el trasvase a otros hospitales tanto públicos como privados. A pesar del descenso, Málaga y Almería son las provincias andaluzas con mayor tasa de natalidad.

El Materno, no obstante, sigue siendo el que concentra los casos más complejos, tanto de nacimientos prematuros como de embarazos de alto riesgo. Y no sólo de la provincia, sino de Ceuta y Melilla. "El hospital está entre los 10 ó 15 primeros de España en numero de partos absolutos de España y entre los seis o siete primeros puestos en partos complejos", explica el jefe de Ginecología y Obstetricia del Materno, Jesús Jiménez.

El hospital concentra la atención de casos complejos de Málaga, Ceuta y Melilla

Dentro de esa complejidad, está el asistir los partos múltiples -que representan el 3,4%- y los prematuros -que oscilan entre el 12 y el 14%-. Entre estos últimos, el hospital es capaz de sacar adelante, gracias a su Unidad de Neonatología, a bebés de apenas 500 gramos. Jiménez explica que prematuridad está estabilizada y es consecuencia de los tratamientos de reproducción asistida, la hipertensión de la madre durante el embarazo y otras enfermedades maternas y placentarias. La edad media de las embarazadas que dan a luz en el Materno es de 28,2 años y en el 60% de los casos es su primer hijo. La Unidad de Ginecología y Obstetricia tiene unos 300 trabajadores sanitarios; entre médicos, matronas, enfermeros y auxiliares de enfermería. Cuenta con 12 paritorios en los que la mujer hace tanto la dilatación como el parto en sí mismo. El área de puerperio (postparto) dispone de 48 habitaciones individuales, susceptibles de ser usadas como dobles en caso de gran presión asistencial.

El responsable de la Unidad aclara que el descenso de partos se ha compensado con otro tipo de demanda asistencial, como es la de suelo pélvico. "Hace unos cuantos años, la mujer aceptaba el prolapso y la incontinencia, igual que el pañuelo negro. Ahora tratamos más de esos casos porque forman parte de la calidad de vida de la mujer. Hay cambios en la sociedad a los que tenemos que dar respuesta. Nuestro trabajo no baja, cambia", señala Jiménez. Dentro de la asistencia a la incontinencia urinaria se incluye fisioterapia, tratamiento farmacológico y también quirúrgico. Jiménez -que está al frente de la unidad desde hace medio año- destaca tanto la calidad de las instalaciones como de los profesionales. "Contamos con unas instalaciones magníficas para la asistencia al parto y con la vocación de los profesionales de adaptarse a las nuevas tendencias. Yo vengo de fuera y mi valoración del servicio es muy buena. Los profesionales son muy cualificados, responsables y sus resultados son buenos. Sólo tienen un defecto, que no lo cuentan", reflexiona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios