Médicos exigen a Salud inversiones y plazos para evitar el colapso sanitario

  • Denuncian que la saturación de las Urgencias es el síntoma de una enfermedad "grave y crónica" causada por el déficit asistencial

Protesta convocada el martes por CSIF en el Clínico por la saturación de las Urgencias. Protesta convocada el martes por CSIF en el Clínico por la saturación de las Urgencias.

Protesta convocada el martes por CSIF en el Clínico por la saturación de las Urgencias.

La sanidad malagueña está en una situación crítica. La saturación y las demoras en las Urgencias durante el periodo navideño y el pico de gripe son sólo los síntomas de la enfermedad "grave y crónica" que padece. Y hay que poner remedio con celeridad. "Esto no es una foto puntual por la gripe; es un vídeo. Por eso pedimos a la consejera un cronograma y presupuestos de inversiones", demandó el presidente del Colegio de Médicos, Juan José Sánchez Luque. Pero advirtió que no caerán "otra vez en el error" de conformarse con la promesa de un gran hospital que al final resultó ser "humo.

La entidad colegial y el Sindicato Médico reclamaron a la Consejería una apuesta real y con plazos por la sanidad malagueña a fin de evitar su colapso. "Instamos de forma contundente a que la consejera venga a Málaga", dijo Sánchez Luque. Estos colectivos reclaman un nuevo Regional detrás del Materno, la reconversión de los antiguos pabellones del Carlos Haya y un chare en la zona este. "Hay un déficit histórico de inversión que es bestial", denunció el presidente del Sindicato Médico, Antonio Martín.

Para el representante sindical, el plan de alta frecuentación que activa el SAS durante los periodos de mayor afluencia de pacientes a las Urgencias es "mentira", "papel mojado". Como ejemplo, pusieron el caso del Materno que en Navidad duplicó las Urgencias de 250 al día de media a 525. En ese hospital, "en diciembre, más de 10 días ha aumentado la frecuentación en un 80%, sin un aumento de los puestos", denunciaron. El resultado fueron demoras de 40 minutos para el primer contacto con el paciente a fin de priorizar su caso por su gravedad y luego tardanzas de tres horas para que lo viera un facultativo. "La responsabilidad de esta situación no es de la epidemia de gripe, ni de los pacientes ni de los facultativos. La culpa del desastre organizativo es del SAS", dijo Martín.

Sánchez Luque insistió en que el Colegio lleva años advirtiendo que faltarían especialistas por la jubilación de profesionales. Por eso volvió a "clamar por un plan de fidelización" de los facultativos a través de buenas condiciones laborales y salariales. "No se ha sabido cuidar a esos profesionales", dijo, que se han ido a otras comunidades, al extranjero o a la sanidad privada. El Colegio y el sindicato recordaron que en la provincia, la fortaleza de este sector supone una competencia a la hora de la contratación. "Sí hay médicos, pero cuando les ofrecen contratos de mala calidad para machacarlos luego con guardias, no encuentran profesionales disponibles", apuntó Martín. El presidente del sindicato advirtió que esta encrucijada de déficit de infraestructuras, falta de personal por la no cobertura de bajas y reducciones de jornada sumado a la dificultad para conseguir médicos por los contratos poco atractivos sitúa a la sanidad como un enfermo con una patología "grave y crónica". Sánchez Luque alertó además que el deterioro "va a ir a más por las jubilaciones de numerosos profesionales y el progresivo envejecimiento de la población".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios