Medio millar de autistas y sólo un centenar de plazas

  • Las familias aseguran que apenas la cuarta parte de las personas que padecen el síndrome recibe atención específica

Comentarios 1

Un autista es como un niño pequeño para toda la vida. Su incapacidad para comunicar sentimientos o necesidades e incluso para hacer acciones elementales de la vida cotidiana los convierte en extremadamente dependientes. Para asearse, vestirse, comer. Además, cada caso es singular. La estimulación específica e individualizada es determinante para aprovechar al máximo sus posibilidades. Con este aprendizaje pueden hacer cosas tan simples como compartir un rato en la mesa de un restaurante, lavarse las manos o cepillarse los dientes. Simples, pero que ayudan a su vida y a la de su familia.

Sin embargo, no todos tienen acceso a una atención específica. La Asociación de Padres de Niños y Adultos Autistas de Málaga (Apnaa) tiene 60 plazas de atención temprana para niños más pequeños, 24 de residencia para adultos y 10 de unidad de día. En total, en torno a un centenar. Éstas sumadas a otras repartidas por el resto de la provincia no alcanzan a cubrir ni la cuarta parte de las necesidades, ya que las familias estiman que hay medio millar de autistas en la provincia.

Es decir que tres de cada cuatro personas que padecen el síndrome no disponen de una atención especializada. "Y la atención específica es lo más importante para desarrollar al máximo sus potencialidades", advierte la psicóloga de la asociación, Isabel Domínguez, que lleva más de una década trabajando con este colectivo.

Según la profesional, aunque todos los autistas tengan las características del trastorno, cada uno es tan peculiar que necesita una atención a la carta. "Por eso requieren mucho personal. Necesitan más recursos de los que la Administración proporciona", afirma.

Los casos son muy dispares. Algunos manejan algo de lenguaje, pero en otros la comunicación a niveles muy básicos sólo es posible mediante signos o imágenes. "Hay algunos que tienen más vocabulario, pero son incapaces de que les sirva para expresar sus necesidades; por ejemplo, para decir que tienen hambre", explica Domínguez. Más que el lenguaje, falla la comunicación.

La atención específica y temprana es fundamental para que aprendan a manifestar sus necesidades. Este paso sirve a su vez para atajar problemas de conductas que suelen aparecer derivados de su incapacidad para expresar lo que sienten o necesitan e incluso para enseñar a la familia cómo tratarlos.

Pese a las deficiencias actuales, la psicóloga es optimista porque que ahora el diagnóstico es más precoz, lo que a su vez permite actuar más a tiempo. Sin embargo, el presidente de la asociación, Miguel Sánchez, insiste en que sólo la cuarta parte de autistas recibe una atención específica y reivindica un mayor compromiso de las administraciones con la creación de recursos. "Las administraciones deberían ir delante de las familias, no a remolque", apunta.

Su reflexión obedece a una cruda realidad: son las asociaciones las que tienen que meterse en el berenjenal de acometer edificios que pueden costar más de 600 millones de las antiguas pesetas. Luego, una vez que ese acabado el proyecto, las administraciones conciertan las plazas.

El coste de cada plaza de una residencia es muy alto. En torno a unos 2.500 euros mensuales. Los padres aportan el 75% de la pensión de sus hijos, que debido a que son no contributivas supone un desembolso de unos 400 euros.

"La atención hacia los autistas se debe mejorar con más centros específicos, pero las administraciones deberían ir por delante de nosotros", reivindica el presidente de la asociación malagueña.

Aparte del gran proyecto de una segunda residencia en Las Virreinas, al centro de El Palo le vendría bien tener un toldo para que el patio pueda aprovecharse más cuando hace calor y contar con una piscina terapéutica. La asociación por ahora no dispone de fondos para hacer realidad esas ideas, pero cualquier aportación generosa que contribuya a materializarlas será bienvenida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios